En el marco de la Semana de la Memoria, se inauguró una exposición dedicada al padre Francisco Soares en el Museo de la Reconquista. Pancho fue el cura de Carupá asesinado en la antesala de la última dictadura militar.

El homenaje a la víctima del terrorismo de Estado contó con la participación del ensamble musical Namuncurá y Los Primitos de Morales.

La muestra fue ideada por el párroco Jorge Marenco y expuesta por primera vez en la parroquia Nuestra Señora de Carupá, donde trabajó el padre Pancho.

Al respecto, Marenco comentó: «Estamos orgullosos de poder contar con este espacio y mostrar todo lo que rodeaba a la figura de Pancho, para representarlo tal cual era: un hombre humilde que se ganó el respeto y el cariño de la gente trabajando siempre en pos de los más necesitados».

El Museo de la Reconquista posee la Sala de la Memoria, la Verdad y la Justicia dedicada a las víctimas del terrorismo de Estado. Allí se recuerda y homenajea la lucha de hombres y mujeres de Tigre; obreros, estudiantes, docentes, religiosos, funcionarios, artistas e intelectuales, quienes sufrieron la persecución y la desaparición. En un salón contiguo, se encuentra ahora la exposición del Padre Soares, que estará disponible por tres semanas.

Esta muestra cuenta con fotos y elementos personales del cura, como carpetas, plantillas grabadas en oro, tarjetas personales, ropa y una máquina de escribir.

El padre Pancho nació en 1921 en San Pablo, Brasil, y tres años después se trasladó a Buenos Aires. En 1945, fue ordenado sacerdote. Se nacionalizó argentino en 1963, integrándose a la Diócesis de San Isidro e instalándose definitivamente en Carupá.

El 13 de febrero de 1976 fue asesinado. Poco antes de su muerte, había participado en del entierro de delegados sindicales de Astilleros Astarsa, quienes habían sido secuestrados, torturados y asesinados.

En 2011, la Comuna declaró a Soares «Ciudadano Ilustre Post Mortem» por sus acciones en defensa de los derechos humanos y los vecinos. Y rebautizó con su nombre a la calle Catamarca.

El director ejecutivo de la Agencia de Cultura, Daniel Fariña, indicó: «En Tigre, hablamos de la memoria desde un lugar diferente al resto del país porque contamos con escenarios especialmente pensados para reflexionar sobre la historia. En el rediseño del Museo de La Reconquista, destinamos un lugar para la memoria por la verdad y la justicia, donde representamos parte de lo que aconteció en el distrito durante la dictadura militar; y con la inauguración del sector para muestras temporales, abrimos la expo del padre Pancho para dedicarle un sentido homenaje».