Móviles del Centro de Operaciones Tigre (COT) interceptaron a una camioneta que había evadido un control de tránsito en la intersección de la Ruta 27 y Camino de los Remeros. Acto siguiente, los efectivos policiales constataron que el conductor estaba alcoholizado.

El individuo que conducía una camioneta importada Audi negra decidió darse a la fuga cuando un uniformado le indicó que se detenga. Desde la central de monitoreo, se realizó el seguimiento visual del vehículo a través de la cámaras de seguridad y se alertó a los móviles para que lo interceptaran. Finalmente, el sujeto fue apresado apresado en el cruce de Avenida Liniers y Camino de los Remeros.

Los agentes revisaron al conductor, lo identificaron y luego le realizaron el test de alcoholemia, que dio como resultado 2,15 gramos por litro de alcohol en sangre (g/l), cuando el límite permitido para automovilistas particulares es de 0,5 g/l.

A raíz de esta circunstancia, la camioneta fue secuestrada y el conductor fue trasladado a la dependencia policial.