Referentes de la CGT se reunieron con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, para analizar la situación de los despidos, las próximas paritarias y las reformas laborales que evalúan desde el gobierno, pero no lograron acercar posiciones y ambas partes admitieron que la relación está cada vez más “tensa”.

El encuentro se desarrolló a las 15 de ayer en la sede de la cartera laboral, donde Triaca y Quintana recibieron a una comitiva de la organización, que estuvo integrada por Héctor Daer (Sanidad) y Abel Frutos (Panaderos), entre otros sindicalistas.

La idea del gobierno era tratar de aplacar el creciente malestar de los sindicalistas por los despidos y la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores y evitar o, al menos, posponer el plan de lucha que la CGT aprobaría mañana en la reunión del Consejo Directivo que realizará en la sede de la calle Azopardo.

No obstante, fuentes del Gobierno reconocieron a la agencia Noticias Argentinas que la relación con la central obrera está “más tensa que hace un mes” y que en la reunión no se lograron acuerdos sobre los temas abordados.

Esto también lo confirmó el moyanista Frutos, al señalar que el vínculo con el gobierno “está muy mal”, e incluso señaló que varios dirigentes de la central piensan que “hay que romper el diálogo” ante la falta de resultados.

“Esta muy mal. No cumplen, tienen una actitud de que te dicen una cosa y después sacan un DNU sin avisar (en referencia a los cambios a la ley de ART). Y además sigue habiendo despidos por todos lados”, remarcó Frutos en un tono muy ofuscado, luego de haber asistido a la reunión con los funcionarios.

De esta manera, el dirigente cercano a Hugo Moyano blanqueó el malestar de ese sector cegetista y advirtió que en la reunión de mañana “se va a endurecer la postura contra el gobierno”.

“Viene todo mal. Me parece que hay que romper el diálogo con el gobierno, no queda otra. El jueves creo que se pudre todo”, afirmó ayer el secretario general de Panaderos.

Si bien esa será la postura que llevará el moyanismo al plenario cegetista, aún hay incertidumbre sobre la posición que plantearán otros sectores de mayor diálogo con la Casa Rosada, como los “gordos” y los “independientes”.

De todos modos, días atrás, otro integrante del moyanismo, el jefe del sindicato del Seguro, Jorge Sola, aclaró que se activará un plan de acción “gradual” que iría subiendo de tono con el paso del tiempo, con lo cual minimizó la posibilidad de un paro general en el corto plazo.

La postura que viene ganando terreno al interior de la CGT es que los acuerdos firmados en las reuniones tripartitas con el gobierno y las cámaras empresarias fueron un fracaso, ya que posteriormente siguieron registrándose despidos. Además, gremios importantes, como la UOM, no recibieron el pago del bono no obligatorio de fin de año.

Durante la jornada, tras la reunión con los funcionarios, los integrantes de la conducción de la CGT recibió en Azopardo a secretarios generales de gremios industriales, quienes les comunicaron la preocupación por la caída de la actividad, el aumento de las importaciones y las suspensiones y los despidos que castigan a este sector.