El jefe de gabinete provincial, Carlos Bianco, anunció esta mañana que entre el jueves y el viernes se dará a conocer una «mejora salarial importante» para los policías bonaerenses.

«Está previsto hacer un anuncio del plan integral de seguridad para la Provincia, que será de carácter operativo», dijo el funcionario en una conferencia de prensa y agregó que en durante la presentación también se informará una «mejora salarial importante para la fuerza».

Así lo destacó en la rueda de prensa que ofreció junto al ministro de Seguridad, Sergio Berni, en el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía de la provincia de Buenos Aires, tras la protestas que protagonizaron ayer efectivos en la capital provincial y distintas ciudades.

«Queremos dar certidumbre sobre lo que va a pasar, queremos dar certeza a la fuerza», remarcó Bianco.

Ayer, efectivos retirados y agentes en actividad, de franco en el servicio, realizaron una protesta en el centro de La Plata en reclamo de una mejora salarial y en demanda de insumos para prevenir el contagio del coronavirus.

Los policías, junto a sus familiares, cortaron las calles 7 y 50, en el centro de la capital provincial, en tanto algunos patrulleros que se acercaron a la zona hicieron sonar sus sirenas en apoyo a la manifestación.

Si bien no se especificó el monto del aumento que se les otorgará a los uniformados, Bianco resaltó que los agentes «deben recuperar lo perdido» entre 2016 y 2019 debido a que son quienes junto a los médicos «están haciendo un trabajo esencial, en la trinchera» en el marco de la pandemia.

El jefe de gabinete reconoció que el reclamo policial que se registró ayer «sorprendió» al gobierno, ya que se había anunciado que se está trabajando en una «mejora de la infraestructura, el equipamiento y en una recomposición salarial» para la fuerza de seguridad.

No obstante, el funcionario subrayó que el reclamo «es legítimo» y destacó que «lo importante es ratificar la intención del gobierno de seguir trabajando para mejorar las condiciones de la Policía, reconocer su tareas y seguir avanzando en la mejora de la seguridad en general».

En la misma línea, Berni planteó que desde el ejecutivo se viene trabajando para «actualizar el salario de los efectivos de la Policía de Buenos Aires, que viene con un retraso importante».

«Sabemos el gran trabajo que se está haciendo en esta situación excepcional de la pandemia y en atender no sólo los mecanismos de seguridad sino también los mecanismos logísticos para la prevención en cada uno de los municipios», expuso el ministro.

Berni sostuvo que entre el jueves y el viernes, «además del tratamiento de sus salarios, vamos a atender la sanidad policial de los efectivos y sus familias, con sus centros propios de atención, y la cuestión de acceso a la vivienda, para mejorar la calidad de vida de la Policía de Buenos Aires».

El funcionario explicó que desde marzo un total de 10 policías fallecieron por covid-19 y más de 7 mil contrajeron la enfermedad.

Luego, Berni apuntó que desde la administración bonaerense se valora «el profesionalismo, el gran esfuerzo y el compromiso que los policías realizaron durante esta pandemia» y reconoció que «hay que escuchar la protesta entendible», a la que también calificó como «legítima».

El funcionario también puso de manifiesto que el reclamo de fue «encabezado por familiares, personal retirado y exonerado de la Policía» y aclaró: «La gran mayoría de los efectivos ayer estuvieron trabajando en la calle y, de hecho, anoche detuvimos al sindicado como el asesino de Ludmila», la joven de 14 años que estaba desaparecida desde el domingo a la mañana y que fue hallada asesinada ayer en una casa de la localidad de Francisco Álvarez, en el partido de Moreno.

Por otra parte, el ministro aclaró que la seguridad del gobernador Axel Kicillof, quien vive en la residencia oficial ubicada en la misma manzana que la Casa de Gobierno, donde se llevó a cabo una de las protestas, «nunca estuvo amenazada».

«Los manifestantes en la puerta de la Gobernación protestaron en el marco de la razonabilidad, entregaron un petitorio y se fueron a sus casas», dijo el funcionario y evaluó que el reclamo se llevó a cabo de «manera democrática» por lo que no fue necesaria la «intervención de la fuerza».

«El camino que debemos transitar es escucharnos entre todos», agregó Berni y concluyó que en el gobierno saben «cuál es el camino a transitar: el bienestar de la Policía y su familia es prioridad».