Tigre se posiciona como destino ideal para vacacionar durante esta temporada estival, tanto para los bonaerenses como para habitantes de provincias vecinas. Los atractivos van desde jornadas al aire libre, actividades deportivas y propuestas que permiten conectarse con la naturaleza, tanto en el Delta como en el continente. Existen diversas opciones de alojamiento, como hoteles con spa, hosterías y cabañas.

Para los amantes del vértigo y el entretenimiento, el clásico parque de diversiones se renueva con la incorporación de un circuito de juegos en altura, entre otras opciones. En el establecimiento, una buena opción para pasar el calor es el sector con toboganes de agua y piscina de olas artificiales.

En la oferta gastronómica, en la localidad de Benavídez, un complejo transporta a sus visitantes a una típica villa en La Toscana, con menúes variados y espectáculos para chicos y grandes. También se destacan las propuestas del Paseo Victorica, a orillas del Río Luján; Villa La Ñata y Dique Luján; y el tradicional Puerto de Frutos.

El verano invita a conectarse con el agua, practicando wakeboard, paddle surf y ski acuático, o recorriendo en bote los arroyos. Las opciones son variadas, desde bautismos hasta travesías con instructores.

El distrito cuenta con gran abanico de hospedajes: en el casco histórico de Tigre y próximos a los atractivos tradicionales, como los museos y los clubes de remo; en la zona del Boulevard Saenz Peña y el Puerto de Frutos; y en otras localidades, como General Pacheco y Dique Luján; y en el Delta.

Para conocer más sobre los atractivos turísticos locales, los interesados pueden ingresar al sitio www.vivitigre.gob.ar.