Por la cuarta fecha del Torneo Clausura Néstor Kirchner, Tigre superó esta noche como visitante a Quilmes, por 2-1, en un partido clave entre dos equipos que pugnan por evadir los puestos de descenso. Tras el encuentro, en el mismo Estadio Centenario, renunció Ricardo Madelón a la dirección técnica del club del sur del Conurbano: «Se terminó el proceso de Madelón en Quilmes. No hay marcha atrás».
A pesar de actuar casi todo el partido con diez hombres (el delantero Martín Gómez fue expulsado por una agresión a los 5 minutos del primer tiempo), el equipo de Rodolfo Arruabarrena se hizo fuerte en la adversidad y sumó de a tres para elevar su cuenta en la tabla de promedios.
El conjunto de Victoria reúne ahora 126 puntos en la tabla global de las tres temporadas. De esta forma, aventaja por tres a River Plate (que empató sin goles con Argentinos Juniors) e Independiente (que jugará mañana contra Arsenal).
El conjunto cervecero tuvo todo a favor desde el arranque para quedarse con el triunfo. De arranque, a los 5 minutos, el mendocino Gómez cometió una imprudencia y agredió a Ariel Broggi. La incidencia fue advertida por el línea Gustavo Rossi, quien le avisó al juez principal Saúl Laverni. El árbitro no dudó y lo expulsó inmediatamente.
A partir de los inteligentes desplazamientos de Miguel Caneo, la figura en los 45 minutos iniciales, el elenco local asumió la iniciativa. Y fue precisamente el ex Boca Juniors y Boyacá Chico, quien metió un disparo ajustado, junto al poste derecho de Daniel Islas, para decretar la apertura del marcador, a los 22 minutos del primer período.
A partir de la desventaja, Tigre se adelantó unos metros en el campo de juego, ajustó las marcas y neutralizó los arrestos quilmeños. Y cuando maniató al rival, pensó en cómo lastimar en el arco de enfrente. Con Denis Stracqualursi como bandera, el equipo de Arruabarrena fue inteligente: pegó en la primera que tuvo en la segunda parte y, después, jugó con la desesperación de un rival.
A los 7 minutos, el uruguayo Andrés Rodales desbordó por derecha y Stracqualursi hizo gala de su oportunismo, cuando tocó ante la salida de Hernán Galíndez, para decretar el empate provisorio.
Y en una jugada de pelota parada, a los 27 minutos, el marplatense Mariano Echeverría metió la cabeza en una maniobra de pelota parada y desató la algarabía en la tribuna visitante.
Quilmes no tuvo resto, aun con un hombre de más, para inquietar a Islas, a excepción de una jugada a los 32 minutos, en la que el uruguayo Martín Cauteruccio no pudo definir bien.
De allí hasta el final, la platea local estalló y mostró su impaciencia, insultó a los jugadores y al técnico, mientras que la parcialidad visitante celebró alborazada la obtención de un éxito en territorio quilmeño, después de 9 derrotas consecutivas (la anterior victoria sdataba de 1986, en la Primera B Metropolitana).

Síntesis:

Quilmes (1): Hernán Galíndez (5); Hernán Grana (6), Danilo Gerlo (4), Fabricio Fontanini (4) y Ariel Broggi (4); Pablo Garnier (6), Enzo Kalinski (4) y Francisco Cerro (4); Miguel Caneo (7); Martín Cauteruccio (5) y Diego Torres (5). DT: Leonardo Madelón.

Tigre (2): Daniel Islas (7); Andrés Rodales (6), Mariano Echeverría (6), Juan Carlos Blengio (6) y Mariano Pernía (6); Martín Galmarini (6), Diego Castaño (6), Esteban González (5) y Román Martínez (5); Martín Gómez (x) y Denis Stracqualursi (8). DT: Rodolfo Arruabarrena.

Gol en el primer tiempo: 22′ Caneo (Q).

Goles en el segundo tiempo: 8′ Stracqualursi (T); 27′ Echeverría (T).

Cambios en el segundo tiempo: 18′ Ramiro Leone (6) por E. González (T); 21′ Arnaldo González por Cerro (Q), 28′ Juan José Morales por Garnier (Q), 34′ Renzo Vera por R. Martínez (T); 44′ Leonel Altobelli por Stracqualursi (T).

Amonestado:
Rodales (T).

Estadio: Quilmes.

Árbitro: Saúl Laverni (regular).

Por JIU