Compartir en:

Gracias a un triunfo por 3 a 1 ante Unión en Santa Fe, Tigre logró pasar a cuartos de final de la Copa de la Superliga. El equipo dirigido por Néstor Gorosito se llevó la serie por un marcador global de 4-3, ya que había caído como local en Victoria por 1 a 2, en un encuentro disputado la semana pasada.

Anoche, el Tatengue se puso en ventaja rápidamente, a los 3 minutos de la primera parte, a través de una anotación de Maximiliano Cuadra, mediante un golpe de cabeza.

Pero el Matador, que jugará la próxima temporada en la Primera B Nacional, revirtió la diferencia, en base a un aceitado funcionamiento colectivo.

Primero, a los 22 minutos de la etapa inicial, el delantero Federico González apareció en el área y su cabezazo se desvió en el colombiano Yeimar Gómez Andrade, para descolocar al juvenil arquero Marcos Peano.

Siguió insistiendo el elenco visitante que desniveló la pizarra a los 29 minutos, con un remate violento de Walter Montillo, a la salida de un tiro de esquina.

En la segunda etapa, cuando el local pugnaba por la igualdad que le otorgara la clasificación, el equipo del “Pipo” hilvanó una excelente réplica, con una habilitación de Jorge Ortiz que definió muy bien el delantero González, también de cabeza.

El árbitro Hernán Mastrángelo tuvo un regular desempeño y no sancionó un penal en favor de Unión, sobre el cierre del primer tiempo, por una mano de Ignacio Canuto en el área.

“Jugamos muy bien. Se les había presentado el partido para ellos”, afirmó Gorosito, en torno al prematuro tanto del equipo santafesino.

“En el desarrollo fuimos justos ganadores. No alcanzamos a acomodarnos, porque el gol de Unión fue muy rápido”, consideró el “Pipo”.

“Este equipo necesita tener la pelota, sin ella sufre”, agregó el director técnico al describir a Tigre, que jugará en la próxima ronda ante Racing, el campeón de la Superliga, que eliminó a Estudiantes.