En Córdoba, Tigre cayó por 1 a 0 con Rosario Central y quedó eliminado de la Copa Argentina. Sebastián Abreu convirtió el gol para el conjunto de Miguel Russo, que en los cuartos de final deberá enfrentarse con River.

Desde el mismo comienzo del juego en la cancha de Instituto, a pleno sol y con mucho viento, fue Central el que se lanzó decidido al ataque.

Ya en el primer minuto, el centrodelantero Abreu estuvo cerca de conectar un buen centro de Pablo Becker, pero el jugador uruguayo, encimado por Ignacio Canuto, se fue al suelo y el árbitro Alejandro Castro hizo seguir el juego.

Central dominó parte de la primera etapa, cuando llegó con un disparo de Jonás Aguirre, apenas desviado, y un tiro libre sobre el travesaño de Rafael Delgado, entre los 13 y los 17 minutos, los mejores del equipo Canalla.

Pasada la mitad del primer tiempo, Tigre emparejó el juego y sobre los 30 minutos tuvo presencia en el área rosarina, pero el disparo de Sebastián Rincón se fue por arriba del travesaño y otro de Pablo Vitti fue bien atajado por Mauricio Caranta. Estas fueron las jugadas más claras generadas por los dirigidos por Gustavo Alfaro.

Sobre el cierre del primer tiempo, Central recuperó posiciones ofensivas y un cabezazo de Damián Musto, tras un corner desde la derecha, salió al lado del palo izquierdo de Javier García.

En el segundo tiempo los rosarinos avanzaron sobre terreno rival, y en 10 minutos, con Becker como conductor, provocaron dos corners, que no prosperaron. En la contra, fue Erik Godoy quien remató desde buena posición, pero la pelota se fue al lado de palo izquierdo del arco de Caranta.

Cuando corrian 23 minutos, una jugada gestada desde el fondo por el «Trencito» Valencia fue desperdiciada por Abreu, quien le pegó mal al balón, que se fue a un metro del palo izquierdo del arco de Tigre, cuando solo quedaba el guardameta García.

El ingreso de Walter Acuña le dio más movilidad al mediocampo de Central, lo que derivó en una jugada colectiva que culminó en un buen centro desde la derecha de Nery Domínguez para que Abreu se elevara y conectara de cabeza al gol.

Tigre salió entonces a buscar la igualdad y llegó con dos tiros de esquina que fueron bien defendidos por Central, que se quedó al cabo con una justa victoria.