Compartir en:

zamora-y-aleman

Las instalaciones del Concejo Deliberante recibieron al Festival Internacional de Cine Ambiental (FINCA), del que formaron parte películas de Argentina, Estados Unidos, Grecia y Canadá. El largometraje ganador fue “Vienen por el Oro, Vienen por Todo”, de los directores nacionales Pablo D´Alo Abba y Cristian Harbaruk.
Finalmente, debido a duelo por el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner, el certamen se desarrolló solo durante un día. Por eso, ayer se proyectaron, en el Palacio Legislativo, ocho audiovisuales basados en cuatro ejes temáticos: “Minas y Petróleo”, “Cambio Climático y Energías Renovables”, “Alimentación y Producción Intensiva”, y “Desechos y Contaminación”.
En paralelo, se llevó a cabo una feria comunitaria de productos regionales; talleres; y muestras y espectáculos a cargo de artistas independientes y el Programa Reciclarte, que dirige la actriz Katja Aleman, quien reside en Tigre.
“Estamos muy contentos de realizar este Primer Festival de Cine Ambiental, para tomar conciencia desde el arte y el cine cómo preservar el medioambiente”, destacó el presidente del deliberativo local, Julio Zamora, y agregó: “Es un espacio para la reflexión y para la discusión. Sabemos que es un camino largo y debemos recorrerlo juntos, desde lo global a lo local, todos tenemos que hacernos cargo”.
Por su parte, el director del Festival de Torino y presidente de la Red Internacional de Festivales de Cine Ambiental, Gaetano Capizzi, resaltó: “Fue muy importante que se haya elegido como sede a Tigre, porque es un lugar con gran conexión con la naturaleza. Las películas que se exhibieron podrían mostrarse en cualquier parte del mundo porque cuentan con la problemática ambiental actual y tienen un lenguaje universal. Hay que reaccionar localmente y pensar globalmente”.
Cabe destacar que el filme argentino premiado narra el profundo enfrentamiento que sostuvieron los vecinos de Esquel al debatir sobre la aprobación o la negación de un proyecto minero de extracción de oro y plata que usaría enormes cantidades de agua y cianuro.