Compartir en:

El partido amistoso que las selecciones de fútbol de Argentina e Israel iban a disputar el próximo sábado en Jerusalén quedó suspendido esta tarde, luego de la escalada de amenazas y críticas que recibió el capitán Lionel Messi y los integrantes de la delegación albiceleste instalados en Barcelona, en el marco de la preparación para la Copa del Mundo.

La cancelación del encuentro del sábado en el Teddy Stadium fue el corolario de una jornada repleta de rumores, que se inició con la protesta de ciudadanos propalestinos en los alrededores de la Ciudad Deportiva de Barcelona, donde está concentrado el equipo dirigido por Jorge Sampaoli.

Las banderas y las camisetas albicelestes ensangrentadas, muchas de ellas con el número 10 y el nombre de Messi impreso, fueron las pruebas que el grupo de jugadores y el cuerpo técnico necesitaban para terminar de presionar a la dirigencia encabezada por el presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, para no disputar el amistoso.

Si bien no existió una comunicación oficial por parte de la AFA, se supo que las charlas a nivel gubernamental entre ambos paises existieron, ya que este encuentro había sido promovido por el propio presidente Mauricio Macri.

Incluso, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, llamó hoy al jefe de Estado para pedirle que interceda ante las autoridades de la AFA para evitar la suspensión del amistoso.

Según la Agencia Judía de Noticias, el mandatario israelí tomó la decisión de contactar a Macri ante los fuertes rumores que comenzaron a acrecentarse a lo largo del día desde Barcelona.

Por su parte, oficialmente, el gobierno nacional subrayó que “no participa ni tiene injerencia alguna en la organización” del suspendido partido amistoso entre Argentina e Israel.

“La AFA es una asociación civil sin vinculación con el Estado argentino y el gobierno no participa ni tiene ingerencia alguna en la organización del evento, ni en un ninguna otra actividad en que esta participe, en conformidad con los estatutos de la FIFA”, sostuvo la Cancillería.

A través de un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores agregó que “nada modifica la posición argentina sobre el conflicto palestino – israelí o sobre el estatus especial de Jerusalén”.

“La República Argentina reafirma su tradicional de reconocimiento del estatus especial de Jerusalén, según lo establecido por las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de las Naciones Unidad”, añadió el texto difundido desde el Palacio San Martín.