En Ingeniero Maschwitz, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, y la presidenta de AySA, Malena Galmarini, supervisaron el funcionamiento de la red secundaria de desagüe cloacal, a partir de la finalización de la obra de la nueva estación de bombeo.

Esta obra estructural, realizada en tres etapas, permite instalar 3.500 conexiones domiciliarias y beneficia a casi 15 mil habitantes de la localidad.

«Estamos saldando una deuda histórica y esto es posible gracias a la simbiosis de un Municipio que sabe gestionar y a la eficiencia de AySA, que ahora cuenta con una presidenta que viene al territorio y no solamente a visitar las obras sino a trabajar, planificar y supervisar los avances», destacó el jefe comunal.

«Debemos ser conscientes de que es una obra fundamental que mejora la calidad de vida, aumenta el valor de las propiedades y también está en sintonía con el Escobar sostenible que construimos cada día, con hábitos más saludables, respetuoso del ambiente y con un uso responsable de los recursos naturales», agregó Sujarchuk.

Por su parte, Galmarini manifestó: «Otra vez tengo el gusto de venir al partido de Escobar y continuar con el trabajo coordinado junto al Municipio para avanzar con esta obra y otras que tenemos proyectadas. Lo bueno de estar en Escobar es que uno no solo se sienta a trabajar con el intendente, sino que puede resolver. Así que agradezco a Ariel nuevamente y también a todos los vecinos y las vecinas que tienen la paciencia de soportar las muchas molestias que ocasionan este tipo de obras».

A partir de hoy, los vecinos alcanzados por esta obra comenzarán a recibir las notificaciones para establecer sus conexiones con la red cloacal. La nueva estación de bombeo construida permitirá extender el servicio en un futuro para 50 mil habitantes.