sudestada1

Desde esta madrugada, el Comando de Operaciones de Emergencias Municipales (COEM) lleva adelante un operativo de control y asistencia en las zonas afectadas por la sudestada, que produjo la crecida de los ríos Luján y Tigre, y el consecuente anegamiento de varias calles.

“Tuvimos una alerta del Servicio de Hidrografía Naval para las de 10 de la mañana con un pico máximo de 3,60 metros. Afortunadamente, no fue tan grave la crecida, ya que a esa hora se llegó a 2,95 metros, lo que provocó el anegamiento de algunas calles”, explicó el intendente Julio Zamora.

“Por eso, junto a la secretarías de Protección Ciudadana, Política Sanitaria y Desarrollo Humano y Servicios Públicos, que conforman lo que se denomina el COEM, estuvimos presentes acompañando a los vecinos para ver si había situaciones con anegamientos en casas, algo que no se comprobó; y realmente pudimos sobrellevar con tranquilidad este proceso, que fue solo una alerta que no llegó a los niveles anunciados”, detalló el jefe comunal.

“Es recomendable no caminar por las calles anegadas, no sacar la basura para evitar mayores inconvenientes y esperar a que el río baje para seguir con normalidad, ya que los vecinos de Tigre estamos acostumbrados a vivir con este fenómeno natural”, concluyó el mandatario.