Compartir en:

Convocados por la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte, familiares de desaparecidos durante la última dictadura, militantes políticos y de derechos humanos, vecinos, representantes sindicales y autoridades municipales participaron el sábado último de una jornada conmemorativa llevada adelante en la Plaza Canal y una marcha hasta el predio que ocupaba el complejo industrial Astilleros Astarsa, donde se descubrió el cartel de señalización del Lugar Histórico Nacional conocido como “La Anguilera”.

En el marco del homenaje a los obreros desaparecidos de Astarsa y las luchas que protagonizaron por mejores condiciones laborales en los inicios de la década del 70, los presentes reclamaron el ingreso irrestricto a “La Anguilera”, ya que la plataforma donde se construían los barcos quedó dentro del predio donde desde hace años se desarrolla el emprendimiento inmobiliario llamado Venice.

Al respecto, el propio intendente Julio Zamora expresó: “El cartel señaliza ‘La Anguilera’, que es un Lugar Histórico Nacional decretado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2014. Desde ese momento, la Comisión de la Memoria junto al Municipio están gestionando con la empresa Venice para ese sitio sea público, para que los familiares y quienes tienen actividades vinculadas a la defensa de los derechos humanos puedan recordar la historia”.

“En ‘La Anguilera’, los trabajadores se reunían, hacían sus asambleas, tiene una carga simbólica particular. Esperamos que lo más pronto posible podamos lograr que la empresa entre en razón y permita la visita al lugar”, agregó el jefe comunal.

Por su parte, la directora general de Derechos Humanos, Verónica Caamaño, quien es hija de José Caamaño, uno de los desaparecidos de Astarsa, señaló: “A pesar de que desde 2014 ‘La Anguilera’ fue declarada como Lugar Histórico Nacional, no tenemos acceso y lo más próximo es que esté señalizado. Es una forma de que los trabajadores estén presentes y que se visibilice parte de nuestra historia”.

En tanto, la integrante de la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte, Adriana Taboada, explicó: “Todos los años realizamos la marcha teniendo en cuenta la ruta que hacían los obreros hasta llegar al lugar, que hace unos años atrás logramos que fuera preservado. Agradecemos al Municipio porque tomó en sus manos esta lucha y permitió que hoy haya un cartel que cuente lo que ocurrió”.

Mientras que Graciela Villalba, hija de Mauricio Villaba, otro obrero naval desaparecido, comentó: “Estamos en tratativas para que el exastillero sea un lugar público, donde la gente pueda entrar y conocer su historia, saber quiénes trabajaban ahí y qué fue lo que pasó. Es un espacio de un valor histórico enorme”.

También estuvieron presentes en la jornada el secretario de Relaciones con la Comunidad, Emiliano Mansilla; la secretaria de Desarrollo Social, Roxana López; y concejales de los bloques Frente Renovador y Unidad Ciudadana.

Cabe recordar que Astilleros Astarsa, ubicado sobre el Río Luján, era un complejo que ocupaba un predio de 44 hectáreas donde se desempeñaban 1.500 trabajadores. En 1973, los obreros protagonizaron un hecho histórico: el paro y la toma del lugar en reclamo de mejores condiciones laborales. Tras el golpe cívico – militar de 1976, 60 fueron secuestrados y, al día hoy, 16 continúan desaparecidos.