macri

Una encuesta publicada hoy concluye en que seis de cada diez argentinos consideran que el presidente Mauricio Macri «gobierna para los ricos» y que siete sobre diez piensan que la situación económica del país es negativa, al punto de que se vieron obligados a «recortar gastos» desde diciembre pasado.

Las conclusiones de este estudio realizado por la consultora Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) y difundido por el diario Página 12 también arroja que a pesar de las consideraciones citadas «hay un sector que tiene expectativas, que cree que habrá mejoras».

«Las respuestas obtenidas son más que contundentes: para el 60,6 por ciento de los argentinos la actual gestión de Cambiemos gobierna para los ricos. El dato es tan categórico que cualquier otro comentario nada agrega”, afirmó el sociólogo Roberto Bacman, titular del CEOP, que concretó el estudio sobre un total de 1.200 consultas telefónicas en todo el país.

Bacman indicó que «más de las tres cuartas partes de los entrevistados -un 76 por ciento- más allá de su anclaje ideológico, reconocen que en estos últimos tiempos han tenido que recortar sus gastos para llegar a fin de mes».

Según el consultor, este último dato se refleja, entre otros tópicos, en la apreciable caída en el consumo de la carne, la disminución al menos del 10 por ciento en las ventas de los supermercados e incluso en la baja de entre el 20 y 25 por ciento de las reservas para las vacaciones de invierno en destinos habituales para esta época del año.

«Una destacada percepción del aumento incesante de la inflación y el peso de los tarifazos se convierten en los principales factores de dicho recorte. Los datos obtenidos son elocuentes: dentro de los que reconocen que han debido recortar gastos, un 38,8 por ciento debió disminuir nada más ni nada menos que sus consumos de alimentos y bebidas, y un 27,7 por ciento se vio en la necesidad de ahorrar en luz, gas y combustible», subraya el sociólogo.

«A esto hay que agregarle que hasta un 18,4 por ciento reconoce ante los encuestadores que debió disminuir sus consumos en ocio y entretenimiento. En este contexto, tampoco debe extrañar que la percepción de que los sueldos no alcanzan para llegar a fin de mes trepó hasta el 82,8 por ciento», agregó Bacman.