Alrededor de ocho millones de niños y adolescentes viven en hogares con algún tipo de privación, según el último informe elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA), que advirtió que la pobreza infantil en 2017 subió del 60,4 al 62,5%.

El estudio elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, señaló que si bien el año pasado hubo ciertos avances en los ingresos, la pobreza en chicos de hasta 17 años avanzó 2,1 por ciento frente a 2016, al tomar en cuenta distintos factores sociales.

Así, la entidad estableció que se encuentran privados de condiciones básicas, como vivienda, alimentación y salud, 8,2 millones de niños y adolescentes.

En el nuevo sondeo, que incluyó más zonas para el análisis, la institución señaló que la pobreza infantil que se mide de acuerdo con las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) llega al 28%.