Tigre albergó su tradicional celebración del Día de la Virgen, en una jornada en honor a la Inmaculada Concepción que incluyó diversas actividades. En el cierre, miles de personas desde la costanera o a bordo de embarcaciones formaron parte de la colorida Procesión Náutica.

Los festejos fueron encabezados por el intendente Julio Zamora y el obispo de San Isidro, Oscar Ojea, quien recientemente fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

“Este es un día que nos une a todos los que llevamos en el corazón la bandera celeste y blanca. El pueblo de Tigre es unido y solidario, tenemos que estar juntos y dejar de lado aquellas diferencias que a veces son insustanciales y recordar que nuestro norte debe ser el beneficio de todos los vecinos. Hay muchas personas que la están pasando mal y desde el Municipio y entre todos tenemos que trabajar para ayudarlos”, manifestó el jefe comunal.

“Es importante promover un mensaje para el país, en una Argentina donde se refleja la división a través de causas judiciales. Hay que defender a los que menos tienen, a los jubilados y ver cómo hacemos para que los trabajadores no sigan perdiendo derechos”, agregó el mandatario.

La actividad principal de la celebración comenzó a las 17, cuando se dio inicio a la procesión a pie desde la Parroquia Inmaculada Concepción, que culminó en el Paseo Lavalle, donde se desarrolló la misa, a cargo de monseñor Ojea y el párroco José Luis Quijano.

Luego, desde la intersección de los ríos Tigre y Luján, se desarrolló la clásica Procesión Náutica. A bordo de un barco de la Prefectura se trasladó la imagen de la Virgen, que fue seguida por una caravana de embarcaciones. Desde la costa, miles de personas la saludaban con sus pañuelos.

“Hoy, la Virgen buscó decirnos nuevamente que nos quiere y acompaña. Deseo que el Espíritu Santo descienda en cada uno, así como en sus familias y seres queridos, y permanezca en los corazones de todos, alumbrándonos y guiándonos por el buen camino”, dijo Ojea durante la bendición.

En paralelo, en los jardines del Museo de Arte Tigre (MAT) se llevó adelante un encuentro solidario, que como todos los años contó con la presencia de la conductora televisiva Mirtha Legrand, junto a más de 350 personas.

El acto central se realizó pasadas las 21 en el Paseo Victorica. En el cierre, los presentes pudieron disfrutar de un espectáculo de fuegos artificiales.