“Vecinos de distintos parajes y barrios de los pueblos de Dique Luján y Villa La Ñata llevaremos banderas, pancartas y volantes para hacer visible nuestro rechazo a la reactivación de distintos proyectos de barrios privados sobre los últimos humedales de nuestra localidad”, señalan en la convocatoria para la movilización que se llevará a cabo mañana, de 16 a 19, en el cruce de la calle Loreto y el Arroyo El Claro, en la que también se repudiará “la amenaza de desalojo contra la comunidad indígena Punta Querandí”.

Los reclamos de vecinos, ambientalistas y miembros de comunidades originarias apuntan contra la reactivación de los barrios Santa Ana, del complejo Villa Nueva de la desarrolladora EIDICO, y Yacht, del complejo Nordelta.

“Mientras tanto, en el paraje Punta Canal, el territorio comunitario, sagrado y educativo de Punta Querandí está nuevamente en peligro por un juicio de desalojo iniciado por el empresario Jorge O’Reilly”, agregan los convocantes.

Sobre esta nueva “avanzada inmobiliaria”, los organizadores de la protesta explican que, “por un lado, el fallo judicial del Juzgado Federal de San Isidro, que prohibía autorizar nuevos emprendimientos, ha sido neutralizado a través de distintas apelaciones” y, por el otro, que el gobierno provincial “le devolvió a los municipios como Tigre la potestad de aprobar los estudios de impacto ambiental de estas grandes obras”.