A partir de un operativo cerrojo, un conductor que se dio a la fuga de un control de alcoholemia que se realizaba de madrugada en Avenida Boulogne Sur Mer y Ruta 197, en General Pacheco, fue atrapado en Troncos.
Durante un procedimiento de rutina conjunto entre la Dirección de Tránsito municipal y la Gendarmería Nacional, se le efectuó un test de alcoholemia a una persona a bordo de un Volkswagen Golf que arrojó un resultado de 1,8 de alcohol en sangre (el límite para manejar autos particulares es de 0,5).
Cuando los inspectores le notificaron que debían secuestrarle el vehículo, el infractor se negó a descender del mismo, se alteró, comenzó a agredirlos verbalmente y se fugó.
Rápidamente los efectivos iniciaron una persecusión -guiados desde el Centro de Operaciones Tigre (COT) gracias a las cámaras instaladas en la vía pública-. Tras más de 40 cuadras por Troncos, el conductor perdió el control del auto cuando intentó subir al Acceso Tigre de la Panamericana.
El infractor fue detenido por los efectivos y puesto a disposición de la Justicia por los delitos de desobediencia y lesiones. Interviene en la causa la fiscalía descentralizada de Tigre, a cargo del doctor Mariano Magaz.