viviendas1

El Municipio, a través del Instituto de la Vivienda y Tierras Sociales, dio inicio a la entrega de propiedades para más de 100 familias de Villa Garrote o barrio Almirante Brown, ubicado en Tigre Centro. Puntualmente, en esta primera tanda se otorgaron 108 viviendas de un total de 280.

Con sus nuevos moradores, el intendente Julio Zamora recorrió las unidades habitacionales y destacó: «Estamos muy contentos por comenzar la primera etapa de urbanización del barrio Almirante Brown, más conocido como Villa Garrote. Es un nuevo comienzo para muchos vecinos que viven el sueño de la vivienda propia y podrán iniciar una nueva vida. Ya se entregaron más de 430 viviendas en todo el partido de Tigre; y, en esta primera etapa, 108 casas para los vecinos de Almirante Brown».

«Buscamos transformar la vida cotidiana de esta gente, que por problemas de lluvia o sudestada, tenían inconvenientes con las inundaciones. Por eso, dejar atrás esa etapa es dar un paso adelante y tener la posibilidad de dignificar a los vecinos de Tigre, especialmente a los más vulnerables. Queremos que tengan su vivienda con todos los servicios necesarios, como agua corriente, cloacas, iluminación, calles de hormigón. Por eso, la posibilidad de que estas familias que vivían en la indigencia puedan tener una vivienda digna, para nosotros es un orgullo», finalizó el jefe comunal.

Por su parte, la secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, Malena Galmarini, remarcó: «Después de tanta pelea y tantos años de un programa que empezó siendo de Sueños Compartidos, que en el medio tuvo un proceso de mucha frustración para todos, continuó con el esfuerzo que pusimos muchos. Por eso, vamos a seguir trabajando para que los vecinos del barrio Almirante Brown puedan tener más que una vivienda, una oportunidad a vivir otra vida».

«Hay tantos hablando de pobreza, detrás de un escritorio, que deberían caminar los barrios en los momentos más críticos. Cuando algunos que tienen la responsabilidad de gobernar, vienen de paseo y lo miran desde atrás del vidrio del auto, me da mucha bronca. Desde hace años venimos peleándola con los vecinos; y se me llena el corazón de orgullo, los ojos de lágrimas y la panza de bronca. Darles esta oportunidad a los vecinos no tiene precio y vamos a seguir trabajando para ellos. Si en lugar de venir para sacarse la foto, algunos políticos trabajarán en serio, la Argentina podría ser distinta», añadió la funcionaria.