Compartir en:

Tras una maratónica sesión, la Cámara de Diputados aprobó en general el proyecto de Ley de Emergencia Ocupacional, que prevé la suspensión de despidos por 180 días y la doble indemnización, en una votación que arrojó 145 positivos, 3 negativos y 90 abstenciones.

El interbloque Cambiemos se abstuvo durante la votación de la ley antidespidos en sintonía con el veto a la iniciativa ya anunciado por el Poder Ejecutivo.

El proyecto obtuvo 147 votos a favor, 3 en contra y 88 abstenciones, tras casi 6 horas de debate, que se sucedieron a las 12 que demandaron los tratamientos de los proyectos sobre Acceso a la Información y sobre Reintegro del IVA.

La votación del dictamen del FPV-PJ, respetando el texto aprobado en abril por el Senado, se trató en primer término, por lo que no fue necesario que se pusieran a consideración los dictámenes de Cambiemos, el Frente Renovador, el Frente de Izquierda y el socialismo, que reunían menor cantidad de firmas.

Fracasadas las gestiones del massismo para aunar una estrategia en común con el resto de los bloques peronistas para derrotar al oficialismo, puertas adentro debatieron hasta minutos antes de la votación sobre la conveniencia o no de acompañar el proyecto del FPV-PJ.

Finalmente, al momento de la votación, el Frente Renovador se resignó a la incidencia de la abstención de Cambiemos en el conteo definitivo y votó favorablemente por “estar de acuerdo con el espíritu de la ley”.

Entre los discursos principales, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, señaló que “ante la actual situación laboral no queda otra que poner el pecho”.

“Hoy acá tenemos que tratar de parar lo que está pasando día a día que es la llegada de telegramas. Porque sin trabajadores no hay empresas, sin empresas no hay mercado y sin mercado no hay consumo”, expresó el diputado.

Y concluyó Romero: “No nos motiva poner en un aprieto al Presidente de la Nación (Mauricio Macri) sobre la necesidad de vetar esta ley. Solo queremos que piense en los trabajadores que estan viendo si hoy pueden llevar la comida a su casa o no”.

Por el Frente Renovador, Graciela Camaño consideró que se trató sólo de “una sesión testimonial” al expresar la molestia de su bloque por el acercamiento entre el el FPV-PJ y Cambiemos para definir la suerte de la sesión.

“Me queda una rara sensación de esta sesión. Porque da como resultado una mala ley que mañana va a estar vetada; y, en definitiva, lo que estamos haciendo es lastimándonos entre nosotros”, aseveró la legisladora.

“Es tan contradictorio todo que se está tratado una ley que protege los derechos laborales y no hay ni un solo trabajador en la la calle”, indicó Camaño.

Por el FPV-PJ, el presidente del bloque, Héctor Recalde, advirtió que “si el Presidente va a vetar la ley, debe saber que va a existir otro veto, que es el de los trabajadores”.

Además, remarcó el titular de la bancada opositora más numerosa: “A esta hora hay muchos obreros en la calle, por eso queremos rápidamente esta ley. Hay muchos despidos, esto tiene que ser un mensaje”.

Sin embargo, Recalde aclaró que “el derecho de los trabajadores ni crea ni destruye empleo. Es la política económica la que construye o destruye empleo. Lo otro distribuye con más o menos equidad el empleo que ya existe”.

Al fijar su posición, el titular de la bancada radical, Mario Negri, explicó: “Nuestra abstención es porque en las últimas horas el mundo del peronismo buscaba ponerse de acuerdo”.

“Sabemos que perdemos, que no es mayoritaria nuestra voluntad, pero no traicionamos a nadie. No nos hemos movido de lo que pensamos”, añadió el dirigente de la UCR.

Y en referencia a la acusación que recibió por parte de su par Sergio Massa, Negri afirmó: “Nadie se ha dado vuelta en ninguna media”.

Por su parte, su compañero de bloque Luis Petri consideró que la discusión del proyecto “no tiene que ver con el tema laboral” y remarcó que “el Frente para la Victoria no se ha dado cuenta que el 10 de diciembre las cosas cambiaron en la Argentina”.

En nombre del Partido Obrero, Néstor Pitrola sentenció: “Es un secreto a voces que hay un pacto entre el macrismo y el kirchnerismo para que el tema se termine rápido”.

“Llegamos a esta sesión con el silencio ensordecedor de las centrales sindicales”, remató el dirigente de izquierda.