El Municipio comenzó a realizar controles y a sancionar a supermercados que no acaten las medidas preventivas dispuestas por los gobiernos nacional y provincial para prevenir el contagio y la propagación del coronavirus. En los operativos, un establecimiento de Nordelta recibió una contravención por exceder la capacidad de personas en el salón y no respetar la distancia en las cajas; mientras que un mayorista de El Talar fue clausurado por no cumplir con normas de seguridad e higiene.

«Hoy controlamos la situación de algunos comercios, para que se cumplan las medidas necesarias para la prevención del coronavirus. En un local de Nordelta encontramos que, si bien el comercio toma recaudos, no eran suficientes respecto de la cantidad de gente que está en el local; y tampoco se hacía respetar la distancia necesaria en el espacio de cajas. Se realizó una contravención y se dictaron normas respecto a seguridad e higiene, y también de control de caducidad de alimentos e higiene de heladeras», detalló Marcela Mei, del área de Bromatología municipal.

Respecto a la clausura del mayorista, Juan Sebastián Úngaro, de la misma dependencia, explicó: «Inspeccionamos el lugar y solicitamos la documentación habilitante, como el libro de inspección, libretas, fumigación y registro de ventas de bebidas alcohólicas. Se constató que no respetaban la cantidad de carga dentro del salón y cuando llegamos al depósito encontramos deficiencias funcionales y falta de condiciones de higiene. Incluso se encontró excremento de roedores».

Los operativos fueron realizados por personal de Secretaría de Protección Ciudadana, Subsecretaría de Control Urbano, Centro de Operaciones Tigre (COT), Defensa Civil, Inspección General y Servicio de Emergencias Tigre (SET).

Los agentes también controlaron la temperatura de los empleados que se desempeñaban en distintos sectores de los supermercados, con el objetivo de detectar estados febriles, que es uno de los principales síntomas del COVID-19.

Además, constataron la provisión de alcohol en gel en el área de cajas, el higiene de changos y canastos de compras, que las tiendas no vean superada su capacidad en un 50% y que los clientes mantengan una distancia mínima de un metro en el área de cajas.