Este último fin de semana, se vivió uno de los encuentros más esperados de cada año para la comunidad isleña: la fiesta patronal de la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, un templo declarado Monumento Histórico Municipal de San Fernando.

Presente en la celebración, la directora de Salud en Islas, Claudia Regenjo, comentó: «Fue un día espectacular, una jornada difícil de olvidar porque estos eventos son característicos de la vida de la gente en el río, tienen mucho que ver con su idiosincrasia. Por eso el Municipio apoya y se hace presente, porque en el Delta no son muchas las oportunidades de juntarse y compartir así».

«Para esta celebración colaboramos con el arreglo del jardín, el frente y los pisos de la capilla; y organizamos viajes desde el continente para que haya una convocatoria grande en la misa; más de 200 personas», detalló la funcionaria, quien agregó sobre la ayuda municipal: «Luego, en la procesión náutica, que es un acto de fe y de alegría muy lindo, con embarcaciones adornadas y una que se elije para llevar la imagen de la Virgen».

Por último, Regenjo recordó: «La comunidad de la Nuestra Señora del Rosario es la más antigua del Delta, está desde hace 108 años en Paraná Miní y Arroyo Chaná, Tercera Sección. Es un ejemplo de perseverancia, porque en las islas pocas cosas son fáciles y las distancias se hacen más grandes; pero el Municipio trata de estar presente y ayudarlos con tareas de mantenimiento para corresponder a todo su esfuerzo».