Tres delincuentes le cortaron hoy dos dedos de una mano y le produjeron un herida profunda en un brazo a un chofer de la línea de colectivos 721, durante un asalto a bordo del vehículo que se produjo en la localidad de Ricardo Rojas.
Según fuentes policiales, el hecho ocurrió esta mañana alrededor de las 5.10, cuando tres hombres subieron al interno 59 de la línea 721 que conducía Gustavo Sosa (40), quien acababa de comenzar su recorrido en Colombia y Las Achiras.
Por su parte, fuentes de la empresa de transporte explicaron que a dos cuadras de la terminal subieron dos de los delincuentes y, en la parada siguiente, se abordó la unidad el tercero.
Los ladrones se sentaron como pasajeros y viajaron unas 20 cuadras hasta que agredieron a Sosa y lo forzaron a desviarse del recorrido a la altura de la esquina de Marcos Sastre y Avellaneda.
Aunque los delincuentes lo amenazaron para que no presionara el botón antipánico, Sosa se resistió y, en medio de un forcejeo, uno de ellos le amputó la primera falange del dedo índice y otro dedo de la mano derecha, dijeron los voceros.
Según fuentes policiales, los agresores le robaron a Sosa dinero, el celular y el reloj, y también le hicieron un corte profundo en el brazo derecho.
Una vez que los delincuentes bajaron del colectivo, Sosa logró girar el colectivo y dirigirlo nuevamente hacia la terminal, donde llegó tocando bocina a gran velocidad, contaron las fuentes de la línea.
Sus compañeros lo asistieron rápidamente y lo llevaron a una unidad sanitaria de El Talar, donde lo derivaron luego a la clínica Fitz Roy del barrio porteño de Palermo. Allí se encuentra internado lúcido y fuera de peligro.
En el momento del hecho no había otros pasajeros en el colectivo. La causa recayó en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de El Talar, a cargo de Laura Capra.