Los restos óseos de ocho ancestros serán restituidos este próximo sábado por el gobierno provincial a la Comunidad Indígena de Punta Querandí, radicada en la localidad de Dique Luján, para que posteriormente reciban sepultura según los rituales de los pueblos originarios, informó hoy el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

Serán devueltos los esqueletos de un hombre, de entre 35 a 50 años, que fue exhumado del sitio arqueológico Arroyo Garín; de una mujer, de aproximadamente 20 años, retirada del sitio arqueológico La Bellaca; y cinco adultos y un menor, sacados del sitio arqueológico La Bellaca II; que se encuentran próximos al territorio comunitario de Punta Querandí, dentro de los límites del partido de Tigre.

La comunidad pluriétnica local reclamaba desde 2011 que la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural le restituya estos restos humanos, que finalmente le serán entregados este sábado 6, por la mañana, en la sede del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL), ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es que si bien los restos forman parte del patrimonio provincial, se encuentran en custodia en la institución porteña porque es el lugar de trabajo de los arqueólogos que los exhumaron en la década del 90.

Los restos serán entregados a los referentes del Consejo de Ancianos de Punta Querandí, Santiago Chará y Reinaldo Roa, en una ceremonia que contará con la presencia de autoridades indígenas y gubernamentales.

Tras la entrega de los restos, que se realizará a puertas cerradas y con estrictas medidas de protocolo vigentes por la pandemia, está previsto que la comunidad realice una ceremonia en algún espacio público cercano, antes de retornar hacia el partido de Tigre.

Al contextualizar la relevancia de este hecho, Soledad Jasuka Roa, del Consejo de Mujeres de Punta Querandí, explicó: «En Buenos Aires siempre se intentó tapar la historia indígena debajo del cemento y en esta zona fueron los barrios privados, que se construyeron arriba de los territorios sagrados. Se destruyeron muchos cementerios y sitios arqueológicos».

Además, consideró que «devolver los cuerpos a sus lugares, con el acompañamiento de la parte estatal, Municipio, Provincia y Nación, es un paso grande porque se termina reconociendo que Tigre y Buenos Aires son territorio indígena».

Sin embargo, afirmó que «hay mucho más por pelear» y detalló que entre los objetivos de Punta Querandí está conseguir la recuperación de otros 42 cuerpos retirados en excavaciones realizadas en 1925 en el sitio arqueológico Arroyo Sarandí, espacio finalmente destruido a fines de los 90 durante la construcción de la megaurbanización privada Nordelta.