Quince familias de Benavídez que ocupan siete lotes ubicados en el centro de la localidad desde hace 30 años, cuando compraron los terrenos de buena fe pero fueron estafados, corren el riesgo de ser desalojadas. Es porque la gobernadora María Eugenia Vidal no cumplió con la ley de expropiación, aprobada en la Legislatura provincial, que comprende a estas parcelas.

El exconcejal Federico Ugo, junto al subsecretario de Promoción Social municipal, Marcelo Marina, se reunieron con los afectados para escuchar sus reclamos y buscar soluciones alternativas.

«Nos duele la insensibilidad de la gobernadora Vidal ante esta situación, le pedimos que cumpla con la ley y les dé seguridad a estas familias tigrenses», reclamó Ugo al finalizar el encuentro.

Las familias, que tienen el próximo 22 de agosto una audiencia de mediación con el propietario de los lotes, acordaron solicitarles a los bloques de concejales del Frente Renovador, Unidad Ciudadana y Cambiemos que se expidan a favor de un pedido dirigido a Vidal para que lleve adelante la expropiación de los terrenos.