Compartir en:

lobo

Vecinos del Río Paraná comunicaron la aparición de un elefante marino perdido en la zona, por lo que se puso en marcha un operativo para rescatarlo que se extendió durante siete horas. Finalmente, el ejemplar de 400 kilos fue trasladado con una lancha de Defensa Civil hasta el continente. Ya en Tigre Centro, el animal fue retirado por especialistas de la Fundación Temaikén, quienes fueron asistidos por agentes del Centro de Operaciones Tigre (COT) y el cuerpo local de Bomberos Voluntarios.

“Se trata de un animal grande que cuesta mucho contener debido a su estado de estrés. El objetivo es trasladarlo lo antes posible a un institución especializada de la costa atlántica bonaerense, para restituirlo a su hábitat natural”, explicó Gustavo Gachen, de la Fundación Temaikén. Y agregó: “Afortunadamente, contamos con una ayuda impecable del Municipio. Esto solo se puede lograr exitosamente con la buena disposición de mucha gente”.

Según explicaron fuentes de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas provincial, los isleños que avistaron al ejemplar lo confundieron con un lobo marino. Pero al llegar al lugar, los rescatistas se percataron que en realidad se trataba de un elefante hembra juvenil de aproximadamente 400 kilos, que se encontraba en estado de deshidratación, por lo que se vieron obligados a tomar medidas urgentes.

Ya en el continente, el animal fue trasladado a las instalaciones de Temaikén, en Escobar, donde será estabilizado hasta que pueda ser enviado a la Fundación Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú, donde será preparado para la restitución a su hábitat natural.