info-sobre-golpe-de-calor

El golpe de calor es el cuadro más severo derivado de la prolongada exposición a altas temperaturas. Las personas afectadas suelen presentar: piel caliente y roja, pulso acelerado, mayor transpiración, dificultad para respirar, dolor de cabeza, náuseas, somnolencia y sed intensa, explicó el director provincial de Medicina Preventiva, Luis Crovetto.
El especialista mencionó a los calambres musculares en brazos, piernas y abdomen entre los principales signos de alarma que preanuncian esta situación, además de agotamiento, aturdimiento e insomnio.
Por esta razón, el profesional recomienda, ante estos síntomas, suspender las actividades que se estén realizando, sobre todo si implican esfuerzo físico, y refrescarse y descansar en un lugar fresco.
«Cuando los síntomas son más severos, como aceleración del pulso, dificultad respiratoria, náuseas o sensación de confusión, es necesario consultar al médico», agregó Crovetto.
Frente a esta situación que puede darse debido a las altas temperaturas, el ministerio de Salud provincial informó que tanto las guardias hospitalarias como el sistema de emergencias se encuentran preparados y en estado de alerta.
El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, aseguró que las guardias de los 77 hospitales provinciales y el sistema de emergencias están listos para recibir «cualquier tipo de demanda relacionada con el calor».
El funcionario recomendó a la población tomar medidas para prevenir el golpe de calor, con especial énfasis puesto en lactantes, niños y ancianos, los más vulnerables frente a este cuadro que, en casos graves, puede provocar desvanecimientos y pérdida de conciencia.
Lo ideal es que con las temperaturas que se pronostican para los próximos días, tanto chicos como adultos mayores permanezcan en lugares frescos, sin exposición al sol en horas pico (desde las 11 hasta las 17) y eviten actividades que demanden esfuerzo físico.
“En caso de tener que permanecer al aire libre, habrá que buscar la sombra, colocarse pantalla solar de alta protección, utilizar ropa clara y liviana, y beber jugos o agua en forma frecuente”, enfatizó Crovetto.
En el caso de los lactantes, los especialistas aconsejan aumentar la frecuencia del amamantamiento, ya que la leche materna es el alimento ideal para evitar diarreas y consecuentes cuadros de deshidratación.