Compartir en:

El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, explicó esta mañana que se colocaron «retenes en la entrada y salida del distrito» con el objetivo de que «la menor cantidad de gente vaya a la Panamericana», luego de las demoras registradas en el ingreso a la Ciudad de Buenos Aires por esa autopista en los últimos días, en el marco del aislamiento establecido a raíz del coronavirus.

«Estamos alineados a que la menor cantidad de gente vaya a la Panamericana, y por eso hemos puesto retenes en la entrada y en la salida del distrito», explicó Sujarchuk en declaraciones a Radio La Red sobre los controles en su partido.

El jefe comunal agregó que realizan «muchísimos controles» de tránsito a pesar de que «Escobar es un 40% más grande que Capital Federal».

Al evaluar el cumplimiento del aislamiento obligatorio ante la pandemia de coronavirus, el intendente estimó que «el 90 por ciento de la población acata la medida de autoreclusión que decretó el presidente» Alberto Fernández.

En otro orden, el mandatario indicó que a nivel municipal también se trabaja «en controles de precios», ya que registraron «muchos abusos», y también en la ampliación de la capacidad sanitaria en hospitales y centros de salud.

«El tercer tema en el que trabajamos es la crisis alimentaria, sobre todo en el sector más vulnerable, donde al detenerse el circuito económico están sin chance de lograr su autoabastecimiento», explicó.

En tanto, al ser consultado sobre el cierre de la mitad de los accesos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde el Conurbano Bonaerense dispuesto por el gobierno porteño, Sujarchuk opinó que «las medidas aisladas son contraproducentes» al razonar que «el virus no respeta límites geográficos, institucionales ni políticos».

«Yo creo que tiene que haber retenes estratégicos de circulación con un criterio de que si alguien salió de su hogar de manera indebida esté más cerca de volver a su hogar que del destino al que quiere ir», subrayó.

Por último, el jefe comunal escobarense opinó que el Presidente «tiene la madurez necesaria para llevar adelante esta crisis» y argumentó que «es importante que la salida de esto no sea un ‘sálvese quien pueda'».