El intendente Julio Zamora presentó al gobernador Axel Kiciloff una propuesta para incluir dentro del régimen de excepciones de la cuarentena por el coronavirus a unas 160 empresas e industrias de los rubros construcción, automotriz, plástico y naval.

En el informe enviado, denominado «Propuesta del Municipio de Tigre para la renovación administrada de empresas no exceptuadas en el DNU 297/2020», se explicó que estos cuatro sectores «dinamizan la producción y el comercio local».

Además, se detalló que esta firmas «representan el 1,5% del padrón productivo y comercial local y emplean el 17% del universo de trabajadores».

Asimismo, se afirmó que la facturación de estas empresas representa alrededor del 50% de la recaudación de la tasa municipal de verificación de industrias y comercios y sostuvo que «son fundamentales para el distrito».

A través del informe presentado, se precisó que la construcción sería habilitada para realizar obras privadas multifamiliares y de grandes obras, en un sector que nuclea actualmente 41 empresas y moviliza más de 600 trabajadores.

En tanto, en el sector automotriz se reactivarían los establecimientos de autopartes y metalurgia, «fundamentales en el funcionamiento de las grandes plantas de producción de automóviles en el distrito, alcanzando a alrededor de 3 mil trabajadores».

En el documento, también se mencionó que las 27 empresas de industria plástica establecidas en Tigre, con unos 600 trabajadores, permiten nutrir y suministrar a otras cadenas de valor locales. Y se manifestó que la reactivación de la industria naval pondría en funcionamiento 52 astilleros que posibilitan el mantenimiento del transporte fluvial y facilitan la conexión logística con el Delta, en un sector que abarca a 300 trabajadores.

En el escrito presentado, se aclaró que, con la finalidad de retomar estas actividades de forma administrada y garantizar el cumplimiento de todas las normas vigentes, el gobierno local diseñó el «Protocolo Municipal de Trabajo Seguro para Empresas y Trabajadores».

Ese procedimiento contempla las prácticas preventivas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación, y los protocolos elaborados por las cámaras empresariales, los sindicatos y las propias empresas.