Compartir en:

En el Club El Arco, de la localidad de Benavídez, se llevó a cabo una nueva charla para padres y chicos del programa municipal que, a través de acciones pedagógicas, busca eliminar la violencia en la práctica del deporte infantil.

Esta iniciativa es promovida en conjunto por la Comuna y la Asociación Gustavo Rivero, que pone a disposición a los profesionales que encabezan cada reunión. La dinámica propone un trabajo desdoblado, con charlas para padres e hijos por separado, donde se abordan las diferencias entre la práctica deportiva amateur con la de alto rendimiento y la importancia lúdica del juego en sí mismo.

Al respecto, el director de Entidades Intermedias, Ariel Arnedo, afirmó: «Desde el mes de marzo, se viene realizando el cronograma que finalizará en diciembre del corriente. Ocasionalmente, los espectáculos deportivos se ven ligados a actos violentos. Esa violencia muchas veces tiene su origen en las divisiones inferiores, donde los padres pueden llegar a sobreexigir a los chicos y protagonizar hechos impulsivos. Por ello, proponemos estos encuentros donde planteamos la necesidad de comprender que esto es una recreación con una fuerte función integradora. Nuestros hijos deben estar en los clubes, no en la calle».

Por su parte, el encargado del área educativa de la Asociación Gustavo Rivero, Christian Bertelli, explicó: «Somos una entidad que apunta a trabajar en clubes y escuelas. Partimos de la base que reciclar adultos violentos es imposible; por ello, intentamos concientizar a las nuevas generaciones. Hoy estamos junto al licenciado Hugo Ajzenberg gracias a la convocatoria de Sergio Massa y Julio Zamora. La idea es abordar en cada reunión temas tales como la ética deportiva y el manejo de presiones por parte de los adultos».

A su turno, el presidente del club El Arco, Martín Zalazar, expresó: «La propuesta es buena. A veces los papás exigen demasiado a los chicos. Es importante que ellos acompañen a los nenes en una práctica que debe ser, fundamentalmente, divertida».

Actualmente, más de 150 jóvenes de 5 a 13 años juegan en la institución benavidense, divididos en 9 categorías diferentes, a cambio de una cuota simbólica de 15 pesos mensuales.