Esta mañana, autoridades provinciales y municipales encabezadas por los ministros Daniel Gollán (Salud) y Andrés Larroque (Desarrollo de la Comunidad) y el intendente Julio Zamora se reunieron en Tigre para evaluar la situación epidemiológica del barrio San Jorge.

Tras la comprobación de que el operativo realizado durante la última semana permitió disminuir la cantidad de casos de coronavirus y el porcentaje de positividad de los hisopados, los funcionarios decidieron que a partir del próximo lunes el barrio pasará del «aislamiento focalizado» a la fase de «vigilancia activa intensificada», lo que implica que solo continuarán los controles estrictos para las personas infectadas y sus contactos estrechos, mientras que el resto de los vecinos podrán circular con las restricciones propias de la cuarentena.

«Luego del plazo de una semana que habíamos estipulado para el barrio San Jorge, la evaluación es positiva producto del descenso de los casos. En el marco de un trabajo conjunto entre la Provincia, el Municipio y la comunidad del vecindario, hemos decidido cambiar a una fase de vigilancia activa intensificada, que significa que la restricción para el egreso del barrio será para vecinos que dieron positivo y para aquellas personas que hayan tenido contacto estrecho con algún contagiado. El resto de los vecinos podrá moverse con la normalidad relativa a la situación que atraviesa la Provincia y la Argentina», indicó Larroque.

Por su parte, Gollán señaló: «Quedó muy claro que el trabajo realizado entre el Municipio, la Provincia y la Nación durante toda esta semana en San Jorge fue muy efectivo para contener la propagación del virus. Permanecerá con una vigilancia intensiva con operativos para detectar posibles nuevos casos, con el objetivo de continuar conteniendo la expansión de contagios entre la comunidad. La gran mayoría de los vecinos que contrajeron covid-19 fueron trasladados al Centro de Aislamiento que Tigre diseñó con gran esfuerzo, y pudimos ser testigos de la gente que se marchó curada y agradecida de ver cuidada su salud».

En tanto, Zamora señaló: «Quiero destacar la presencia permanente de la Provincia, el Municipio y la comunidad de San Jorge, que participaron activamente en el abordaje de un vecindario que tiene complejidades y necesidades. Ante la crisis sanitaria desatada hace poco más de una semana con el aumento de los contagios, actuamos rápidamente y con un resultado muy aceptable. La atención del problema por parte del gobernador Axel Kicillof hizo que todas las autoridades y agentes vinculados a la salud, la seguridad y el desarrollo de la comunidad estuvieran presentes en nuestra ciudad».

«Seguiremos recorriendo los diferentes barrios de Tigre para lograr identificar posibles casos sospechosos o vecinos que tengan síntomas compatibles con el virus. De esta manera, buscamos anticiparnos a cualquier brote que pueda llegar a aparecer nuevamente», adelantó el jefe comunal.

A la fecha, hay 128 casos confirmados en San Jorge, aunque en los últimos dos días no registraron nuevos positivos.

Luego de la reunión, las autoridades despidieron a diez vecinos que fueron llevados de regreso a sus hogares tras permanecer más de diez días en el Centro de Aislamiento municipal, ubicado en Troncos del Talar. En total, 37 personas ya fueron dadas de alta.

También participaron del encuentro el subsecretario de Deportes provincial, Javier Lovera; la diputada provincial Roxana López; y funcionarios municipales.