Los trabajadores de la Línea 60 de colectivos iniciaron esta mañana un paro total como consecuencia del despido de diez compañeros, luego de que venciera la conciliación obligatoria dictada días atrás por el Ministerio de Trabajo.

Sobre el motivo de la medida de fuerza, el delegado sindical Esteban Simonetta explicó: “La empresa se niega a continuar con la mesa de negociación, desde el lunes nos declaramos en estado de alerta y hoy se hizo efectivo el despido de esos diez trabajadores al no dejarlos entrar a trabajar”.

El conflicto comenzó el año pasado con la muerte del mecánico David Ramallo, de 35 años, que se produjo mientras arreglaba una unidad en el taller de la nueva terminal del barrio porteño de Barracas. Desde ese momento, los trabajadores iniciaron un reclamo por mayores medidas de seguridad, a lo que la empresa de transporte, según explicó Simonetta, respondió con el despido de 10 empleados, entre técnicos y choferes, y la suspensión de otros 20.

Tras varios meses de negociación en el Ministerio de Trabajo, hoy los despedidos no pudieron ingresar a cumplir sus funciones, por lo que sus compañeros iniciaron la medida de fuerza.

“Lo que viene reclamando la empresa, en las reuniones, son los mayores costos laborales. Le estaba pidiendo al gobierno que le dé más subsidios y, si no, que la deje flexibilizar; mientras nosotros estábamos lamentando la muerte de un trabajador. Eso consta en las actas”, denunció Simonetta.