Compartir en:

La sanisidrense Delfina Pignatiello ganó la primera medalla para la natación argentina en la historia de los Juegos Olímpicos de la Juventud al llegar segunda en la prueba de los 800 metros libres, con un tiempo de 8 minutos, 32 segundos y 42 centésimos.

La representante argentina lideró la competencia en los primeros 200 metros, pero la húngara Ajna Kesely (8 minutos, 27 segundos y 60 centésimos) se repuso y le sacó una buena diferencia sobre el final. En tanto, la austríaca Merlene Kahler (8 minutos, 36 segundos y 57 centésimos) se quedó con la presea de bronce.

Tras la obtención de la medalla de plata, la ganadora del Olimpia de Oro 2017 dijo sensiblemente emocionada: “Esto es para mi abuela Amalia que falleció la semana pasada antes de empezar los Juegos, así que esta carrera fue totalmente para ella. Sé que estuvo conmigo”.

“Por más que el tiempo no fue el que quería estoy muy contenta. Pasaron muchas cosas duras este año, no siempre se gana. Tengo que aprender a disfrutar el momento”, añadió una de las integrantes más destacadas de la delegación albiceleste.

Sobre el espectacular marco de público que colmó el natatorio del Parque Olímpico, la deportista oriunda de San Isidro sostuvo: “Fue tremendo. Ver a la gente gritar como si fuera un recital fue increíble. Siento mucho el apoyo, aunque también se siente un poco la presión”.

Por otra parte, otra argentina tuvo una muy destacada actuación en la misma prueba. Fue Delfina Dini, quien con un registro de 8 minutos, 43 segundos y 71 centésimas finalizó cuarta gracias a su mejor marca.

“Que venga mi familia, mi novio y mis amigas me alienta muchísimo. Toda la gente que está hoy acá estuvo en las malas y hoy, que estoy en una buena, siguen estando conmigo”, declaró la cordobesa.