Luego de recibir un alerta sobre el robo de una moto, un móvil del Centro de Operaciones Tigre (COT) divisó al vehículo y comenzó una persecución que se extendió por más de 2 kilómetros y culminó con la detención de sus tres tripulantes.

En horas de la madrugada, el patrullero municipal visualizó a la moto robada circulando por la Ruta 197 y comenzó la percusión en sentido Troncos de Talar. De inmediato, se activó un operativo cerrojo, al que se sumaron otros móviles, guiado desde el centro de monitoreo de las cámaras de seguridad.

La motocicleta que llevaba tres pasajeros, una mujer y dos hombres, realizó varias maniobras evasivas entre los vehículos que circulaban por la zona. Y uno de sus ocupantes arrojó su casco en un intento desesperado para detener la marcha del móvil municipal que los seguía de cerca.

Llegando a la intersección de la Ruta 197 y Avenida Liniers, en Troncos de Talar, y luego de más de 20 cuadras de persecución, la motocicleta derrapó varios metros e impactó contra un cordón. Los tres individuos que iban en el vehículo fueron asistidos rápidamente por personal del Servicio de Emergencias Tigre (SET) y luego apresados.