Compartir en:

El jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, reconoció hoy que el salario de los trabajadores argentinos termina este año en franca derrota contra la inflación.

“Sabemos que el salario ha caído y que es un año duro en ese sentido, pero por otro lado sabemos que estamos sentado las bases para un año de crecimiento”, dijo el funcionario macrista en declaraciones a radio La Red.

Peña explicó que al tratarse de un año recesivo, “hay una situación que ha afectado mucho al bolsillo de los argentinos”, principalmente por la suba generalizada de precios producida por la devaluación del 60 por ciento desde que se inició 2016.

“La mayoría de los argentinos hoy tiene una gran esperanza de que a partir del año próximo vamos a estar mejor”, justificó el ministro al exponer su opinión sobre cuál es el estado anímico de los trabajadores.

Al ser consultado sobre la situación de que cada vez más argentinos “no llegan a fin de mes”, Peña señaló que “ahí es donde debe darse un debate como sociedad sobre si se verá solo el corto plazo o si se va a pensar cómo se hará para crecer en los próximos diez o veinte años”.