Compartir en:

paro1

Tras el receso invernal, el reinicio de clases podría complicarse este lunes en la provincia de Buenos Aires, ya que por un lado los gremios ATE y Udocba convocaron a un paro de actividades, y por el otro el sector mayoritario congregado en el Frente Gremial Docente realizará una jornada de movilización, a la espera de la próxima reunión paritaria pactada con el gobierno para el 9 de agosto.

Entre los que decidieron ir al paro el primer día de clases se encuentran los trabajadores de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Federación Nacional Docente y la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba), que ratificaron que realizarán la medida de fuerza para exigir mejoras salariales, de infraestructura escolar y por el nombramiento pendiente de personal.

Pero a esta medida, además, se sumaron las nueve seccionales disidentes del Suteba (Tigre, La Matanza, La Plata, Ensenada, Escobar, Quilmes, Berazategui, Marcos Paz y Bahía Blanca), que en el plenario del 26 de julio resolvieron ir al paro el lunes 1° y el martes 2 de agosto solicitando la reapertura de las paritarias.

El titular de ATE a nivel provincial, Oscar de Isasi, señaló los reclamos por los que esa agrupación irá al paro: “La devolución de los descuentos mal efectuados, por nombramiento del personal en zonas criticas, por el pase a planta permanente de los trabajadores y trabajadoras que son miles que están sin estabilidad laboral y cuyo proceso de pase se ha congelado”.

El dirigente subrayó que el paro con movilización será “en defensa del salario” y dijo que marcharán con otras organizaciones desde la Plaza Italia hacia el Ministerio de Economía, en la ciudad de La Plata. También remarcó que se sumará a la jornada de lucha Cicop, uno de los gremios más importantes de los profesionales de la salud.

No obstante, otro sector que decidió no hacer paro el lunes, encabezado por el Frente Gremial Docente, realizará una jornada de protesta con movilización a la Casa de Buenos Aires, en la CABA, para “exigir que en la Comisión Técnica Paritaria Salarial, que tendrá lugar el próximo 9 de agosto, haya resultados sobre la recomposición y el incremento de los salarios”, y amenazó con realizar una huelga.

El Frente Gremial está integrado por el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (Suteba), la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), la agrupación de profesionales que se desempeñan en escuelas privadas Sadop, la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet) y la Unión Docentes Argentinos (UDA).

“Comenzamos con una movilización donde la docencia exige y se manifiesta disconforme con una situación económica ya insostenible, por una imposibilidad de afrontar una economía familiar con los aumentos de tarifas, por lo tanto exigimos que esa convocatoria de la Comisión Técnica Paritaria Salarial para el 9 de agosto dé resultados concretos a lo que se viene reclamando”, dijo la titular de la FEB, Mirta Petrocini.

La dirigente remarcó las expectativas de cara a la reunión del martes 9 de agosto, que se producirá a casi un mes del último encuentro paritario: “(El gobierno provincial) tiene que venir con una propuesta concreta que dé respuesta a este pedido de recomposición que venimos reclamando”.

“Ese día tiene que haber una clara decisión política del gobierno de dar respuesta, si no se reconoce la necesidad, congreso nacional mediante puede que el 11 haya medidas de acción directa”, reconoció la representante sindical.

En relación a la movilización de este lunes, Petrocini subrayó que será para manifestar “enojo y la necesidad de una respuesta urgente al sector”. Y advirtió: “En febrero aceptamos con la condición de que si la inflación pegaba fuerte en los salarios, se reabría (la paritaria); y está pegando fuerte”.

En este marco, el director general de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finnochiaro, aseguró que en el comienzo de las clases “no hay paro en la Provincia”. Y amenazó que “se descontará el día no trabajado” a los docentes y los auxiliares que adhieran a una huelga convocada por ATE.

Por su parte, De Isasi salió al cruce de las declaraciones del ministro: “En vez de descontar, lo que tienen que hacer es aumentar los presupuestos y los salarios”.