El ministro de Educación, Nicolás Trotta, dijo hoy que si se llegan a acuerdos con los distintos actores de la comunidad educativa y se cumplimentan los protocolos necesarios, se podría aspirar a tener un regreso a clases «en todas las provincias que estén en fase 5» de circulación, aunque no en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde «es imposible imaginar» el retorno en la actual etapa de la cuarentena.

En este marco, el titular de la cartera educativa nacional comentó que algunas jurisdicciones, como Jujuy, Catamarca y San Juan, podrían avanzar con el reinicio de la educación rural algunas semanas antes, siempre y cuando se avance con los protocolos que permitirían «disminuir la posibilidad de contagios».

«Estamos trabajando a paso firme con todos los actores del sistema educativo, con provincias, universidades, organizaciones sindicales, estudiantes y el campo epidemiológico en el desarrollo de protocolos que permitan garantizar la posibilidad de minimizar contagios», explicó Trotta, en diálogo con Futurock.

Según detalló el funcionario, entre las medidas preventivas «que tienen que garantizarse» en los establecimientos está «la preparación de los los docentes, los no docentes y los estudiantes» ya que «un componente central es lograr disminuir los lógicos temores que tiene la sociedad frente al regreso» a clases.

El ministro adelantó que la próxima escuela será «distinta a la de marzo», ya que posiblemente se escalone la concurrencia porque se van a tener que «dividir las aulas» y, «en caso que no se pueda, se va a poner el foco en los que están terminando nivel, ya sea primario o secundario».

Respecto a las grandes ciudades, la problemática no solo radica en lo que sucede en los establecimientos educativos, sino también en el transporte público, por lo que también se podrían diferir los horarios para no sobrecargarlo.

En este sentido, el ministro dijo que «es imposible imaginar un regreso» en el AMBA, ya que de las condiciones necesarias para evitar los contagios, no se puede cumplir con el «bajo nivel de circulación» de personas.