El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, advirtió que «posponer los Juegos Olímpicos es un desafío extremadamente complejo» y defendió la decisión adoptada por el organismo de fijar un plazo de cuatro semanas para decidir el futuro de Tokio 2020 frente a la pandemia de coronavirus.

En un mensaje dirigido a todos los atletas olímpicos, el dirigente alemán aseguró que el escenario actual plantea «un dilema» y genera «una tremenda incertidumbre» pero que una decisión final a cuatro meses de la cita «sería prematura» ante la «base de información» que dispone el COI.

«La decisión sobre una postergación hoy no podría determinar una nueva fecha para los Juegos Olímpicos debido a los desarrollos inciertos (de la pandemia) en ambas direcciones: una mejora, como estamos viendo en varios países gracias a las severas medidas que se están tomando, o un deterioro de la situación en otros países», argumentó.

Luego, Bach explicó que «a diferencia de otros eventos deportivos, posponer los Juegos Olímpicos es un desafío extremadamente complejo» y enumeró los problemas que podrían presentarse ante esa opción.

«Una serie de sedes críticas necesarias para los Juegos podrían no estar ya disponibles. La situación, con millones de noches ya reservadas en hoteles, es extremadamente difícil de manejar, y el calendario deportivo internacional para al menos 33 deportes olímpicos tendría que ser adaptado. Estos son solo algunos de los muchos, muchos más desafíos», puntualizó.

Por lo tanto, el dirigente planteó la necesidad de «seguir estudiando los diferentes escenarios», para lo que convocó «el pleno compromiso y cooperación del Comité Organizador Tokio 2020» y el gobierno de Japón, las Federaciones Internacionales, los Comités Olímpicos Nacionales y «todas las partes interesadas en los Juegos Olímpicos».

Por otra parte, el titular del COI descartó de manera rotunda la cancelación definitiva de la máxima cita del deporte en Japón, dado que «destruiría el sueño olímpico de 11 mil atletas de los 206 Comités Olímpicos Nacionales».

«La cancelación no resolvería ningún problema y no ayudaría a nadie. Por lo tanto, no está en nuestra agenda», reafirmó.

Los Juegos Olímpicos de Tokio están programados entre el 24 de julio y 9 de agosto próximo y son la única gran cita del deporte mundial que todavía no sufrió alteraciones por la pandemia de coronavirus.

La llama olímpica, encendida en Grecia el pasado 12 de marzo, llegó a Japón este fin de semana y fue recibida por unas 50 mil personas en la primera jornada de exhibición en la ciudad de Sendai.

Canadá fue el primer país en desertar de la competición por la crisis sanitaria mundial y Australia instruyó a sus deportistas a comenzar su preparación para el verano boreal de 2021.