En medio de una cuarentena que provocó una abrupta caída en la recaudación y puso al Municipio en una delicada situación económica y financiera, el intendente Julio Zamora decidió achicar la estructura orgánica y reducir los salarios de sus funcionarios, entre otras medidas tendientes a dotar de más recursos al sistema de salud.

El decreto 446/20 firmado por el jefe comunal determina la eliminación de dos secretarías y cinco agencias. De esta manera, el organigrama ahora queda conformado con siete secretarías: General y de Economía, Salud, Protección Ciudadana, Gobierno, Desarrollo Económico y Relaciones con la Comunidad, Obras y Servicios Públicos, y Desarrollo Social y Políticas de Inclusión.

La disposición también establece la reducción de los salarios de los funcionarios y de los adicionales de los trabajadores de planta, así como la supresión de las horas extras y otros gastos.

«Se trata una medida excepcional y temporaria para hacer frente a la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus, que nos permitirá reorientar los recursos hacia el área de Salud y proteger a nuestros vecinos», explicó Zamora.