Desde el Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP) denunciaron un nuevo atentado en el predio conocido como Punta Querandí, ubicado en la intersección de la calle Brasil y el Canal Villanueva, en Dique Luján. «Responsabilizamos al presidente de EIDICO, Jorge O’Reilly, por la destrucción y la desaparición de un ‘opy’ (casa de oración) que iba a ser presentado en el marco de los festejos del nuevo ciclo guaraní el próximo domingo 25 de septiembre», explicaron desde la organización que mantiene desde hace años una disputa con la desarrolladora inmobiliaria por el sitio reivindicado como sagrado por integrantes de pueblos originarios.

«El opy es donde nosotros nos encontramos con todas las palabras de nuestros seres superiores. Y lamentablemente esta gente con mucha maldad nos destruyó todo; ya estaba hecho», señaló el miembro del pueblo guaraní y vecino del barrio La Paloma, Reinaldo Roa. «Estoy muy apenado, me siento muy mal, nos siguen invadiendo y destruyendo nuestra cultura, nuestra espiritualidad», agregó y concluyó: «Se metieron con un lugar máximo de lo sagrado, esto toca no solamente a los guaraníes sino a todos los hermanos de este continente y del mundo».

Por su parte, el referente de la comunidad Cacique Ramón Chara de Benavídez, Santiago Chara, expresó: «Me siento con mucha incomodidad, me pone triste porque tocaron algo sagrado de los indígenas. ¿Si les pasara a ellos con una Iglesia cómo se sentirían?». Y sobre la falta de respuestas de los gobiernos para resolver el conflicto de Punta Querandí, el dirigente qom señaló: «Los funcionarios tendrían que ponerse los pantalones con esto, no pueden mirar para otro lado, parece que tienen miedo o son cómplices en muchos casos porque hay grandes intereses».

En tanto, el integrante del pueblo quechua y vecino del paraje Punta Canal, Valentín Palma Callamullo, explicó sobre el lugar donde se había establecido el «opy»: «No fue azarosamente elegido: a pocos metros Alberto Aguirre, nuestro hermano qom, encontró un fragmento de cráneo en 2010, y ese lugar ha sido utilizado para preparar las ofrendas de varias ceremonias, como el Inti Raymi (año nuevo quechua – aymara)».

El militante quechua calificó el hecho como «terrorismo espiritual» y apuntó contra el «grupo de tareas de Jorge O’Reilly», al recordar otros hechos violentos del pasado reciente. «En 2010, Juan Bosch pateó nuestra apacheta, que es un espacio sagrado andino, en el marco del 12 de Octubre”, relató Palma Callamullo, quien añadió a la lista de agresiones: la destrucción del acampe en marzo de 2011, unos días antes de la primera jornada de docentes en Punta Querandí; y las amenazas del directivo de EIDICO Nicolás Camaño, en mayo de 2013, contra los integrantes del MDP.

Punta Querandí es un espacio arqueológico, sagrado y educativo que es reivindicado y protegido por familias de distintos pueblos originarios que desarrollan en ese predio de una hectárea ceremonias religiosas y talleres abiertos a toda la comunidad. Está localizado en el Paraje Punta Canal, en el límite entre Dique Luján (Tigre) e Ingeniero Maschwitz (Escobar), rodeado de barrios privados del Complejo Villa Nueva de la empresa EIDICO.

«Llamamos a todos los sectores sociales, ambientales y de pueblos originarios a repudiar este hecho, y exigimos a las autoridades garantizar nuestros derechos a la espiritualidad en los lugares ancestrales como Punta Querandí», remarcaron desde el MDP.