Compartir en:

Con el objetivo de adecuar la situación de los barrios cerrados a la ley 15.038, que prevé una nueva forma de valuación de la tierra para los emprendimientos inmobiliarios que se encuentran en proceso de desarrollo, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) comenzará a notificar a 350 countries para que presenten información sobre el nivel de avance de las obras.

Al respecto, el director de ARBA, Gastón Fossati, subrayó: “Buscamos normalizar la situación de los barrios cerrados que tienen incompleto su trámite de inscripción. A partir de los datos que presenten los desarrolladores, y las verificaciones satelitales y presenciales que efectúe nuestro organismo, vamos a actualizar la valuación de estos emprendimientos para adecuarla a la normativa que aprobó la Legislatura”.

Hasta ahora, para realizar la valuación de la tierra se aplicaban en la Provincia tres distinciones: rural, urbana no country y urbana country. La nueva normativa, reglamentada recientemente por ARBA, incorpora una cuarta situación: tierra urbana country en desarrollo.

“En los últimos años, el mercado inmobiliario avanzó mucho más rápido que la legislación, lo que provocó distorsiones en el tratamiento tributario de los countries. Ahora, la ley provincial 15.038 nos permitirá corregirlas. Se trata de un cambio muy importante porque genera mayor equidad, transparencia y progresividad”, explicó el funcionario.

Actualmente, en todo el territorio bonaerense hay 350 barrios cerrados que, al tener incompleto su trámite de inscripción, se encuentran valuados como tierra “no country”. Por ese motivo, pagan un Impuesto Inmobiliario muy inferior al de otros 531 emprendimientos que están registrados de manera correcta.

Fossati destacó que “la normativa que promovió ARBA, y fue aprobada con amplio consenso por la Legislatura bonaerense, termina con esta situación de inequidad, ya que establece que los countries sin concluir deben tributar el Inmobiliario en forma proporcional a su nivel de desarrollo”.

De esta manera, por ejemplo, un barrio cerrado de la Zona Norte que tenía la tierra valuada como “urbana no country” y pagaba de Inmobiliario 7,5 millones de pesos al año, a partir de ahora tributará 20,4 millones de pesos al ser considerado “en desarrollo” y constatarse que sus obras poseen un avance del 75%. Y una vez que alcance su consolidación definitiva, se le aplicará el método de valuación específico correspondiente a la tierra “urbana country” y pasará a abonar $25,8 millones anuales.

Según estimaciones de ARBA, los barrios cerrados que recibirán las notificaciones pagaban, en conjunto, alrededor de 190 millones de pesos anuales de Impuesto Inmobiliario. Una vez que se aplique la nueva metodología de valuación, que los considera “en desarrollo”, abonarán 700 millones de pesos. Y cuando estén terminados y sean valuados como tierra “urbana country”, el tributo será de 1.780 millones de pesos.

Para dar inicio a este proceso de adecuación, los responsables de los barrios cerrados notificados tendrán 20 días para presentar ante ARBA las características y el estado de avance de los mismos. Entre otros datos, deberán aportar plano de mensura, factibilidad, masterplan, ubicación, titular de dominio, grado de consolidación, servicios disponibles, entre otra documentación relevante.