En los últimas horas, la gestión del intendente Julio Zamora quedó en la mira por las denuncias de trabajadores municipales que vieron recortados sus salarios o caídos sus contratos, en plena cuarentena por la pandemia de coronavirus. Según explicaron desde el gobierno local, estas determinaciones se tomaron por la abrupta baja en la recaudación impositiva que llegó al 50 por ciento.

En este contexto, la Asociación de Trabajadores Municipales de Tigre (Atramuti), uno de los dos gremios que representan al sector, envió una carta al jefe comunal para plantearle «el descontento generalizado» de «los compañeros y las compañeras» que «cobraron sus sueldos con descuentos inesperados» y adelantarle que mañana podrían convocar a una medida de fuerza.

Este sindicato, perteneciente a la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), dejó en claro en el escrito dirigido a Zamora que «rechaza cualquier rebaja salarial sobre los que menos tienen y despidos, y más aún si las decisiones se toman de forma unilateral».

Además, en la nota firmada por su secretario general Héctor Paz, Atramuti le exigió al intendente «la restitución de las sumas descontadas a todos quienes han sufrido descuentos, en especial en el ítem productividad», ya que «representa una alta porción de los haberes» que los trabajadores cobran «en mano».

Este gremio minoritario entre los empleados municipales – el mayoritario está alineado al gobierno comunal- puso como fecha y horario tope para obtener una respuesta a sus reclamos este lunes al mediodía. Y, en caso contrario, aclararon que «las consecuencias de toda acción colectiva» dispuesta por los trabajadores «será responsabilidad del Departamento Ejecutivo».

A la primera reacción del sindicato, se sumaron con el correr de las horas los concejales del massismo, en el marco de las cada día más evidentes diferencias con Zamora, que acrecientan las tensiones en el Frente de Todos en Tigre.

Anoche, a través de las redes sociales, los ediles del Frente Renovador salieron a visibilizar las denuncias de los municipales. Como punta de lanza, la concejala Micaela Ferraro Medina, del círculo íntimo de Malena Galmarini, publicó: «Nos llega la preocupación de muchxs trabajadorxs del @MunicipioTigre porque recortaron sus salarios, mensualizaron sus contratos o directamente los cortaron. No tenemos la dimensión exacta pero estamos recopilando la información. Queremos que sepan que estamos de su lado».

«En @MunicipioTigre se mensualizaron los contratos de todo el personal temporal, que representa el 70% de la Municipalidad. Seguimos recopilando información para pedir intervención del @MinTrabajoAR y los organismos que correspondan, ya que no fue comunicado por el intendente», agregó la también funcionaria nacional en el Ministerio de Desarrollo Social.

Además, Ferraro Medina puntualizó: «En @MunicipioTigre fueron despedidxs integrantes del equipo interdisciplinario de Género, Infancia, Cultura y otras áreas sociales, claves en medio de esta crisis social que vivimos».

«El @MunicipioTigre recortó las áreas de género e infancia en medio de una pandemia que recrudece las problemáticas que estas áreas atienden. En momentos donde tenemos que estar más fuertes, ajustar por ahí fue la respuesta», sentenció la referente del massismo.

Consultados por TaD, profesores que se desempeñan en distintos polideportivos municipales explicaron que sus contratos que vencían en diciembre fueron mensualizados y que tuvieron que aceptar una reducción salarial del 22% ante la posibilidad de que algunos fueran dados directamente de baja.

Por otra parte, este medio también tomó contacto con un miembro del gabinete de Zamora, quien explicó que las medidas adoptadas apuntan a «reorientar los recursos hacia el área de Salud y cuidar las fuentes de trabajo».

«Primero, se eliminaron secretarías y se redujeron los salarios de los funcionarios», detalló la fuente consultada y agregó que ahora «se quitaron los adicionales por productividad de trabajadores de áreas que no son esenciales, como Deportes, Cultura y Turismo, que no están cumpliendo funciones actualmente».

Si bien negó que se hayan producido despidos de municipales, el vocero reconoció que «no se renovaron los contratos de 80 monotributistas, principalmente del área de Desarrollo Social».

«La recaudación cayó un 50 por ciento y los fondos enviados por la Provincia no llegan a compensar la pérdida de recursos», explicó la fuente y concluyó: «Todas estas medidas son extraordinarias y temporarias».