operativo1

Hacia la medianoche, el río se situaba en 2,75 metros y estaba bajando, tras su pico por encima de los 3 metros registrado alrederor de las 19. Sin embargo, desde más temprano, cuando el Servicio de Hidrografía Naval emitió el alerta por sudestada, el Municipio de Tigre desplegó de forma inmediata el operativo para ayudar a los afectados.

El Comando de Operaciones de Emergencia Municipales (COEM) destinó la totalidad de sus recursos humanos y materiales, que reúne a Defensa Civil, Servicios Públicos, Promoción Social y otras áreas afines, a lo largo de toda la zona costera.

Respecto a las acciones encaradas, la secretaria de Protección Ciudadana, María Eugenia Ferrari, sostuvo: “Por convocatoria del intendente Julio Zamora, ponemos nuestros equipos e infraestructura a disposición de los vecinos. Para ello, constituimos diferentes bases de proximidad situadas en lugares estratégicos, en caso de que el agua alcance niveles críticos y sea necesario realizar ayudas y traslados”.

Asimismo, la funcionaria agregó: “Recomendamos a la gente no caminar por lugares inundados, no acercase a sectores con instalaciones eléctricas expuestas a la humedad, alertar si hay postes caídos y no sacar la basura. Todas son medidas importantes para minimizar el impacto de las crecidas”.

El COEM estableció cuatro puntos estratégicos: el Puente Sacriste, en Tigre Centro; Castiglioni y Santa María, en Rincón de Milberg; la delegación de Nuevo Delta y la delegación de Dique Luján.