Compartir en:

El flujo de argentinos hacia Chile se profundizó hoy en el marco de la próxima visita del Papa Francisco al vecino país y el recambio turístico de quincena. A estas circunstancias se suma el ya tradicional éxodo de fin de semana que realizan muchos ciudadanos para hacer compras en los centro comerciales trasandinos.

El fin de semana comenzó con una falla en el sistema informático, por lo que durante seis horas estuvo cerrado el Paso Cristo Redentor de Mendoza, uno de los más importantes cruces fronterizos entre ambos países.

“El motivo de dicha suspensión se debe a falla en el sistema migratorio de la PDI (Policía de Investigaciones de Chile), lo que impide el correcto funcionamiento del complejo fronterizo Los Libertadores”, informó el Ministerio del Interior trasandino a las 23 del pasado viernes.

Como consecuencia de ese inconveniente se registraron extensas filas de autos y micros, aunque una vez solucionado el problema se normalizó la situación.

“Hasta ahora viene bien el operativo. No hay largas colas. Normalmente se esperan entre ocho y diez horas con este tránsito. Hoy, se está haciendo el trayecto en 40 minutos”, informaron fuentes de la Dirección Nacional de Asuntos Técnicos de Frontera.

Según las estimaciones oficiales, se espera que alrededor de un millón de argentinos utilicen los pasos fronterizos para llegar al vecino país.

Francisco arribará el próximo lunes a Santiago de Chile y al otro día será recibido en el Palacio de La Moneda por la saliente presidenta local, Michelle Bachelet. Luego, brindará una misa en el Parque O´Higgins, a la que se espera que asistan alrededor de 500 mil personas, según las estimaciones que hacen del otro lado de la Cordillera de los Andes.

Mientras que el próximo miércoles, el Sumo Pontífice se trasladará hacia Temuco, una ciudad ubicada en el sur de Chile, en una región signada por los reclamos realizados por comunidades mapuches.