Nahuel Fredes es vecino de Tigre y, desde hace unas semanas, está en litigio con la firma Trilenium, que explota el casino local, que lo expulsó a principios de febrero y no lo deja volver a ingresar al establecimiento dedicado a los juegos de azar. ¿Cuál fue la causa que motivó esta determinación? «Me echaron porque le gano hace más de dos años», resalta el afectado.

«Junto a la que hoy es mi exnovia, hace más de dos años le ganamos al casino Trilenium de Tigre. Jugamos con una técnica en la que usamos la paciencia, la inteligencia y la especulación; todo de manera legal y respetando las normas del casino, de Lotería y de las empresas de las máquinas», explica Fredes y continua: «A mí me echaron con la excusa de haber tenido un diálogo con una pareja que refirió haberse sentido intimidada por mis preguntas, que solo fueron sobre cómo habían aprendido a usar las máquinas y cómo les estaba yendo».

«Luego de eso, la pareja se levantó y aviso al personal de seguridad. De eso, solo hay una cámara que capta la imagen pero no el sonido, o sea que es la palabra de ellos contra la mía, pero el inoperante del jefe de seguridad Pehuén Núñez no se dio cuenta de que esa pareja usa un método muy parecido al mío para jugar y ganar, y por eso argumentaron que se sintieron intimidados por mí, porque ellos me ven como un contrincante y con esta maniobra lograron que me echen del casino», detalla.

Fredes no tiene duda: «El verdadero motivo de mi expulsión es porque le gano al casino; hace un año atrás, el gerente jefe de sala, Roberto Adolfo Saban, ya había dado señales de que no nos quería en el casino cuando nos prohibió el ingreso a un sector especial donde puede acceder cualquier persona; este señor nos impidió el ingreso sin motivo alguno, sus palabras prepotentes fueron: ‘Ustedes no entran más acá porque yo lo digo», pero la verdadera razón es que en ese sector nosotros también ganábamos dinero».

Además, el vecino se pregunta: «¿Por qué expulsaron a mi exnovia sin motivo alguno? Ella no estuvo en el casino en el momento en el cual yo dialogue con la pareja que supuestamente se sintió intimidada, ella fue expulsada a la noche por policías y personal de seguridad del casino de manera abusiva, con insultos machistas y racistas que denunciaremos en el INADI; como a una delincuenta la hicieron salir, escoltada por la escalera principal denigrándola ante todos los presentes, la expulsaron sin darle explicación alguna, pero el verdadero motivo es que ella también le gana al casino».

Además, el afectado remarca un hecho muy grave ocurrido el 3 de febrero cuando fue expulsado: «Núñez me dijo: «Yo te tengo marcado, te conozco, sé dónde vivís, conozco a tu novia, a tus amigos y a todos con los que hablas en el casino. ¿Este señor no consideró que yo grabé con mi celular la conversación con sus amenazas?».

«Sé que estoy enfrentando a gente muy poderosa que no respeta las reglas que ellos mismo imponen y que se sienten impunes, y por eso tampoco respetan la ley de loterías y casinos», denuncia y agrega: «En contra mía solo tienen una filmación en la que hablo con una pareja y, seguramente, van a salir a inventar cualquier barbaridad, con testigos falsos y la manipulación de las imágenes».

Ante esta situación que considera injusta y en el marco de un proceso administrativo que podría derivar en una sanción en su contra, Fredes no se quedó con los brazos cruzados. Así fue como se dirigió al Instituto de Provincial de Loterías y Casinos para denunciar el hecho y solicitar el acceso al expediente iniciado por Trilenium. De esta manera, pese a las negativas de la empresa, consiguió que su abogada pueda tomar contacto con el expediente.

Concretamente, el vecino reclama que se le permita ingresar nuevamente al casino local. «Junto a mi abogada, nos estamos defendiendo en todos los frentes esperando que en esta instancia administrativa tengamos un fallo favorable. Si no es así, iremos a la Justicia para seguir la pelea porque no hacemos nada ilegal», dejó en claro.