smart

El diputado nacional Sergio Massa disertó en el Congreso Internacional Smart Government 2016, que se desarrolla por primera vez en el país y tiene como principal objetivo presentar tecnologías, compartir experiencias y promover intercambios para acompañar las transformaciones necesarias en los gobiernos. En ese contexto, el líder del Frente Renovador reflexionó en torno a la necesidad de tener un Estado inteligente, que le brinde «mejores servicios al ciudadano» y sea «un jugador clave para la creación de riqueza y valor».

Durante su exposición, el legislador nacional sostuvo: «La revolución digital transformó el mundo de las comunicaciones, las relaciones humanas, la economía. Las instituciones del Estado son las últimas en cambiar porque son estructuras rígidas. Yo quiero un Estado moderno, flexible, que sea el pionero de la transformación, que se anime, que sueñe, que imagine».

En ese sentido, Massa advirtió: «En los últimos 30 años la cantidad de bienes producidos en el mundo no cambió, pero el valor de la economía global aumentó más de 2.5 veces. Eso es porque la creación de valor en la economía mundial fue impulsada por la comercialización de información. Hoy, los empleos con mayor demanda están relacionados con la tecnología y la información. Hoy, es más importante desarrollar la creatividad, la autonomía, el pensamiento crítico y el trabajo en red».

«Repensar el rol del Estado no es achicarlo, es mejorarlo para que brinde mejores servicios al ciudadano. Tenemos que abandonar el pensamiento bipolar que plantea el enfrentamiento entre el Estado y el mercado. No podemos prescindir del uno ni del otro. Yo no creo que el Estado deba ‘limitarse a lo fundamental’, a los gastos en infraestructura, educación y desarrollo de capacidades. El Estado puede ser un jugador clave en la creación de riqueza y valor. Puede crear nuevos mercados».

«No tengo ninguna duda que la tecnología hoy es un instrumento fabuloso para pelear contra la inseguridad o para brindarle tranquilidad a los ciudadanos. Con la tecnología se come, se cura y se educa. Nos guste o no», enfatizó el dirigente.

«Tenemos que animarnos a repensar nuestro Estado, nuestros instituciones, y nuestros sistemas legislativos a la hora de construir o de diseñar nuestro marco de convivencia social. Nuestro sistema de gobierno, que hoy tiene la legitimidad de origen que es propia de los procesos electorales, hoy tienen una nueva legitimidad, la legitimidad de gestión, que tiene que ver con la velocidad y la capilaridad de la información, que han cambiado el vinculo de la política con el ciudadano, y que han cambiado el nivel de exigencia de la política con el ciudadano, y que requiere rendir examen todos los días», concluyó Massa.