El presidente de la Cámara de Diputados nacional, Sergio Massa, presentó esta tarde una denuncia ante la fiscalía de Rincón de Milberg por las amenazas intimidatorias vertidas en su contra y de familiares, luego que se difundiera su contacto telefónico en las redes sociales mientras se realizaba esta madrugada el plenario legislativo.

Fuentes allegadas a Massa señalaron que hizo la presentación judicial para que investigue quiénes fueron los responsables de las agresiones, en las que se incluyeron imágenes de sus hijos menores.

Según informaron, el titular de la Cámara Baja realizará una ampliación de la denuncia con el aporte de material tecnológico adicional en el que están trabajando miembros de su equipo.

Estos episodios sucedieron cuando transcurría la sesión que había provocado fuertes cruces entre los diputados oficialistas y los de Juntos por el Cambio, quienes tras varias horas de discusiones habían abandonado la reunión de carácter virtual al reclamar que tenía que ser presencial.

Ya de madrugada, Massa informó que iba «a tener que cambiar» su número de celular «porque se ve que lo repartieron algunos de los que se fueron del recinto y están mandando mensajes».

«La verdad, qué nivel bajo de algunos dirigentes», agregó el titular de la Cámara de Diputados, quien minutos después retomó el tema: «Me llegaron más de 460 mensajes de remitentes desconocidos; no me voy a victimizar, pero voy a hacer la denuncia para que la Justicia investigue».

En este contexto, la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, Cecilia Moreau, y la secretaria parlamentaria Cristina Álvarez Rodríguez impulsaron la aprobación de una declaración para repudiar los actos intimidatorios contra Massa.