Diego Armando Maradona, una de las personalidades argentinas más influyentes de la historia, falleció hoy a los 60 años a raíz de una descompensación cardíaca.

El astro, quien permanecía con asistencia médica en una casa del barrio cerrado San Andrés, en la localidad de Benavídez, sufrió un paro cardíaco del que intentaron reanimarlo sin éxito.

Maradona estaba alojado en la urbanización tigrense desde el pasado miércoles 11, cuando recibió el alta en la Clínica Olivos, donde fue sometido a una operación por un hematoma subdural nueve días antes.

La familia y los médicos del «Diez» habían decidido su traslado momentáneo a esa casa hasta definir las características de un tratamiento para rehabilitarlo de su adicción a las bebidas alcohólicas y su dependencia a los fármacos.

Tras su fallecimiento, se inició una causa judicial que está a cargo de la fiscal Laura Capra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Benavídez, quien, junto a dos secretarios, ya se encontraban en camino al country.