Compartir en:

En un multitudinario acto realizado en la Plaza de Mayo, dirigentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional y las CTA fustigaron las políticas del gobierno nacional, abogaron por la unidad del movimiento obrero y criticaron a la conducción de la CGT, que le dio la espalda al paro general.

Según los organizadores, más de 200 mil personas colmaron las calles y las avenidas cercanas a la histórica plaza porteña, en el marco de la jornada de protesta convocada por los sindicatos opositores.

En el cierre del encuentro, el dirigente camionero Hugo Moyano sentenció: “El paro fue contundente”. Y enfatizó: “Hay miles y miles de trabajadores que han decidido parar y marchar en esta jornada histórica”.

Además, el hijo de Hugo Moyano manifestó que “estos funcionarios no entienden nada, no tienen sensibilidad”, en alusión a los integrantes del gobierno encabezado por Mauricio Macri.

El sindicalista también dejó abierta la posibilidad de lanzar nuevas medidas de fuerza y remarcó que mañana, en el marco del Día de los Trabajadores, realizarán unas 300 ollas populares.

“El paro fue contundente en todo el país, más allá de que algunos funcionarios dicen que no se notó. El paro ha sido total en algunas provincias”, dijo Moyano, en respuesta a los comentarios de los ministros Dante Sica (Producción y Trabajo) y Guillermo Dietrich (Transporte).

Fuera del acto, Moyano sostuvo que en las paritarias de los camioneros, que comenzarán “dentro de 15 días”, el gremio pedirá un aumento salarial “no menor al 45, 50 por ciento”.

“La dignidad tiene que vencer al miedo”, sostuvo el dirigente, quien tildó como “triste” a la postura de la cúpula de la CGT, que desistió de sumarse al paro general convocado por las organizaciones opositoras.

“Creo que los compañeros tendrían que estar acá, acompañando a los trabajadores, o convocar ellos a una jornada de lucha para defender los problemas que tienen millones de argentinos”, dijo Moyano.

En similares términos se expresaron los demás dirigentes del Frente Sindical y las CTA que impulsaron la protesta en rechazo a las políticas que lleva adelante el gobierno de Cambiemos.

“Entre este gobierno y el Fondo Monetario Internacional se están afanando un país entero”, subrayó el secretario general de los bancarios, Sergio Palazzo, quien le pidió a los “compañeros” que encabezan la CGT que “recapaciten” y “acompañen” el plan de lucha que motoriza el Frente Sindical.

Además, Palazzo enfatizó: “Los trabajadores pedían a gritos un paro nacional y hoy tienen un paro nacional, con CGT o sin CGT a la cabeza”.

El bancario también señaló que el Frente Sindical seguirá adelante con su plan de lucha en los próximos meses hasta las elecciones de octubre próximo. “Si quieren más paros, van a tener más paros, y si quieren más gente en las calles, la multiplicaremos por miles”, manifestó en la apertura del acto.

A su turno, Pablo Micheli también embistió contra la conducción de la CGT: “No sé si son boludos o son traidores”. Y planteó que sin la unidad del movimiento obrero no será posible “derrotar a la derecha y al neoliberalismo”.

“Queremos que vuelva el peronismo, queremos que vuelva un gobierno nacional y popular”, dijo Micheli, quien apuntó contra Macri al considerar que “no es un boludo, es un presidente peligroso”.

Por su parte, el líder de la CTA, Hugo Yasky, sostuvo: “Hoy empieza una nueva historia para la clase trabajadora. Hoy empieza una historia que va a ser mucho mejor que la que dejamos atrás”.

“La unidad va a abrir un nuevo país para todos nosotros. Tenemos que ir hacia octubre y llegar a octubre peleando en la calle con dignidad”, subrayó el también diputado nacional.