curas

La expresidenta Cristina Fernández estuvo ayer en la Isla Maciel, en Avellaneda, donde visitó un comedor de los Curas en la Opción por los Pobres. De ese encuentro, entre otros sacerdotes, formaron parte dos que se desempeñan en el distrito: Jorge Marenco, de Nuestra Señora de Carupá, en Tigre Centro; y Néstor «Nepi» Cruz García, de María de Guadalupe, en Troncos del Talar.

Durante la reunión, que se extendió durante más de una hora y media en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en la localidad de Dock Sud, los religiosos le entregaron a Cristina un documento crítico sobre la situación de la pobreza en el país.

En la puerta de la iglesia, se congregaron unos 500 vecinos y militantes kirchneristas que vivaron a la exmandataria, quien evitó dar declaraciones a los periodistas que se apostaron en el lugar.

Al finalizar el encuentro, el coordinador de los religiosos, Eduardo De la Serna, explicó la razón de la convocatoria: «Cuando Cristina propuso el Frente Ciudadano nos pareció que es algo interesante para tener en cuenta y entonces pedimos verla para que nos contara y ver qué podíamos hacer nosotros ahora en esta noche oscura del neoliberalismo».

En este sentido, el sacerdote comentó que el movimiento de Curas en la Opción por los Pobres elabora un documento sobre la pobreza cada 15 días desde hace dos meses denominado ‘Una carta al pueblo de Dios’.

«Le entregamos a Cristina las cuatro cartas que sacamos hasta ahora y le dimos el borrador de la quinta que saldrá el próximo viernes», adelantó el sacerdote.

Para De la Serna, «este gobierno no ha hecho nada a favor de los pobres, porque las medidas anunciadas este sábado son solo limosnas y las limosnas no está en favor de los pobres» y consideró que «más allá de cuáles son los modelos económicos sociales alternativos, el neoliberalismo no es una solución para el pueblo».

A la salida de la reunión, Cristina se dirigió al Instituto Patria, ubicado en la zona de Congreso, para encabezar una nueva reunión, esta vez con un grupo de representantes del mundo de la cultura, tal como solía hacerlo cuando era Presidenta.